Fue uno de los pioneros españoles en Hollywood, pero hasta ahora el Oscar le había esquivado. Antonio Banderas ha sido nominado por la Academia de Hollywood a Mejor Actor por su papel en ‘Dolor y gloria’, el último film de Almodóvar. Se enfrenta a adversarios de altura: Joaquin Phoenix (‘Joker’), Adam Driver (‘Historia de un matrimonio’), Leonardo DiCaprio (‘Érase una vez en Hollywood’) y Jonathan Pryce (‘Los dos papas’).

Es el actor español más internacional. Antonio Banderas puede ya sentirse estrella de Hollywood con toda las de la ley. El intérprete malagueño ha recibido su primera nominación al Oscar: opta al premio a Mejor Actor por su papel protagonista en Dolor y gloria, la película ¿autobiográfica? de Pedro Almodóvar, a su vez nuestro director más internacional. Si gana, se convertiría en el tercer actor español en conseguirlo en toda la historia, después de Javier Bardem (2007, No es país para viejos) y Penélope Cruz (2008, Vicky Cristina Barcelona).

Banderas tendrá que vérselas con duros oponentes. Adam Driver y Jonathan Pryce han conseguido colarse en la carrera por el Oscar con sendas películas de Netflix, Historia de un matrimonio y Los dos papasLeonardo DiCaprio, que con esta lleva (por Érase una vez en Hollywood) siete nominaciones, únicamente cuenta con una estatuílla, mientras que el gran favorito es Joaquin Phoenix por el festival interpretativo que ofrece en Joker, además de que ha sido nominado en cuatro ocasiones (incluyendo esta) sin recibir nunca el premio de la Academia.


Antonio Banderas

ENTREVISTA EXCLUSIVA | Antonio Banderas: «Moriré con las botas puestas»


 

Pero volviendo a este malagueño mundial, este reencuentro con Almodóvar ocho años después de la última vez (La piel que habito, 2011) les ha encontrado a ambos en estado de gracia. Banderas, que puede cumplir 60 con un Oscar en la estantería, tiene pendiente de estreno Lamborghini: The Legend, una biografía sobre el fundador de la casa de algunos de los coches más caros del mundo y Los nuevos mutantes, una cita en la que coincidirá con jóvenes talentos de la industria como Maisie Williams (Juego de tronos), Anya Taylor-Joy (Peaky Blinders) o Charlie Heaton (Stranger Things).

Antonio Banderas y su salto a Hollywood

Dos películas le abrieron las puertas de la industria estadounidense en los 90: Philadelphia, una cinta sobre el SIDA protagonizada por Tom Hanks, y Entrevista con el vampiro. En ambas sus papeles eran secundarios, pero le permitieron seguir apareciendo en proyectos como Two Much (1995), donde conoció a la que sería su mujer durante 25 años, Melanie Griffith, o superproducciones históricas de aventuras como El Zorro (1998, con una secuela en 2005). Desde entonces, ha trabajado para directores como Brian De Palma, Woody Allen o Rob Marshall.

Lejos quedaban sus comienzos, en los que vuelve a aparecer Pedro Almodóvar. La primera película del actor fue la segunda del director, Laberinto de pasiones (1982). Después vendrían más colaboraciones con el manchego: Matador (1986), La Ley del Deseo (1987), Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) y ¡Átame! (1990), la última que realizaría con él -y con cualquier director español, exceptuando Two Much, un proyecto internacional dirigido por Fernando Trueba- hasta 2011. Con La piel que habito, sin embargo, el tándem Banderas-Almodóvar no logró ir a los Oscar, aunque sí triunfar en los BAFTA (Mejor película extranjera) y relativamente en los Goya (director e intérprete fueron nominados pero no consiguieron hacerse con ‘el cabezón’).

Para aquel momento, Banderas ya no era solo el latino de Hollywood. Se había lanzado a dirigir (su primera cinta, Locos en Alabama, la protagonizaba Griffith), a hacer doblaje (en la saga Shrek), musical (Nine, con la que triunfó en Broadway en su versión teatral, con premio Tony incluido) y hasta convertirse en diseñador después de estudiar en la prestigiosa escuela Saint Martins de Londres.