Para festejar sus 50 años de relación con Grassy, la marca relojera Rolex ha renovado la decoración de su exclusiva tienda situada en la emblemática rotonda de la Gran Vía madrileña, que acogerá una exposición sobre su historia. Rolex y Grassy son la demostración de que la unión hace la fuerza.

Por OIHAN VITORIA | Fotos: Rolex y Grassy

Pocas parejas pueden presumir de disfrutar de una relación tan estable durante 50 años. Rolex y Grassy son una de ellas. Es por ello que han decidido celebrar sus Bodas de Oro a lo grande. La ocasión lo merece: la marca relojera con sede en Ginebra (Suiza) ha dado un lavado de cara al espacio que ocupa en la mítica tienda del emblemático edificio de la Gran Vía madrileña.

Conocida y admirada por sus anuncios luminosos de las marcas relojeras más punteras, desde principios del siglo XXI el luminoso de Rolex destaca al unísono en la proa del edificio. Esta vez, la firma suiza ha apostado por una decoración armónica y elegante, fiel al nuevo diseño que impera en sus boutiques. ¿El objetivo? Crear un ambiente agradable para mejorar la experiencia del cliente, sin dejar de lado la excelencia que tanto caracteriza a Rolex.

Rolex y Grassy celebran sus bodas de oro

La marca relojera ha aplicado el mismo concepto de decoración armónico y elegante de sus propias boutiques que refleja la excelencia de la firma. En la imagen, vista del expositor con la forma del edificio Grassy que acoge la muestra de Rolex.

La unión hace la fuerza. Así lo han demostrado Rolex y Grassy durante las últimas cinco décadas. Pero no se conforman, ya que siguen con la firme intención de reforzarla de la mano de un cambio de imagen que refleja los estrechos vínculos entre las dos firmas. Tan señalada fecha tenía que celebrarse de un modo especial y, para ello, Grassy pondrá a la venta en exclusividad 50 Rolex del modelo Explorer y 10 modelos Cellini, ambos con un grabado conmemorativo en el fondo de cada reloj.

Rolex

Grassy pondrá a la venta en exclusividad 50 Rolex del modelo ‘Explorer’ y otros 10 del modelo ‘Cellini’ —en imagen—, con un grabado conmemorativo.

50 años, 50 piezas conmemorativas

Del mismo modo, y para rematar los festejos del 50 aniversario, Grassy acogerá desde el 19 de octubre hasta el 25 de noviembre una muestra que recorrerá la historia de los relojes que le han unido a Rolex desde 1967. Bajo el lema 50 ventanas para una historia, la firma relojera recopilará 50 míticas piezas representativas de estas cinco décadas, una por cada año. En otras cosas, la joyería ha reproducido el edificio de Gran Vía 1, que podrá visitarse durante el próximo mes.

Rolex y Grassy celebran sus bodas de oro 1

Fachada del edifico Grassy, al inicio de la Gran Vía madrileña.