Antes de Río, Michael Phelps ya era el mejor deportista olímpico de todos los tiempos. No quiso desaprovechar la oportunidad y en Brasil aumentó su leyenda con cinco medallas de oro y una de plata. El nadador estadounidense atendió en exclusiva a Omega en la casa que la firma tiene en la ciudad carioca.

Dijo a principios de año que tenía una asignatura pendiente en Río 2016. ¿Cuál era esta asignatura pendiente? ¿Se han cumplido sus sueños? 

Siempre tengo cosas que mejorar. Y así es como he trabajado durante toda mi vida. Habría sido impresionante romper un record mundial. Hice un mejor tiempo, pero no batí ningún record mundial. Hice mi mejor carrera de relevos de 100. Pero en general, esto es exactamente lo que quería. Sabía que viniendo a estos Juegos Olímpicos me iba a preparar de la mejor manera posible y que estaba listo para nadar. Una de las cosas que realmente quería era la victoria en 200 mariposa. Quería retirarme con la medalla de oro. He estado en cinco Juegos Olímpicos con ese estilo y quería retirarme en lo más alto. Si me hubiera preguntado si ese resultado era bueno, hace un año o dos, le habría dicho que sí. Ser capaz de ganar cinco medallas de oro más en los Juegos Olímpicos y una de plata, no hay mejor forma de terminar una Carrera.

Le hemos visto muy emocionado en Río, especialmente en el podio. ¿Qué se le pasaba por la cabeza en esos momentos? 

Creo que pensaba que iba a ser mi última vez. Éste era mi último encuentro, mi último entrenamiento, mi última competición. Eso es lo que se me pasaba por la cabeza todo el tiempo y se me venían imágenes de mi carrera de nadador durante los últimos 24 años. Eso hizo que me emocionara. Es algo que no tuve en Londres y por esto la gente no cree que no vaya a volver, pero ya está todo hecho.

«Mi mejor recuerdo de Río es el 200 metros mariposa»

¿Cuál es el mejor recuerdo que se lleva de Río? 

En lo referente a la natación, probablemente los 200 mariposa. Puedo mirar la carrera y probablemente decir que ha sido una de las mejores de mi vida. Pero también pasar tiempo con el equipo. Teníamos un equipo muy joven, más de 30 nuevas promesas. Tener la oportunidad de conocerlos y ayudarles, haber sido elegido el capitán por primera vez en mi vida, llevar la bandera. No creo, sinceramente, que algo hubiera podido salir mejor en estos Juegos Olímpicos, es un sueño que se ha hecho realidad.

Tres de ustedes han conseguido la plata en 100 metros mariposa. Descríbame el momento cuando miraron al marcador. 

Llegando a la pared sabía que iba por detrás. Pensé: “¿este va ser el final? ¿Se ha acabado la perfección? O voy a volver a tener suerte”. En el pasado he tenido mucha suerte en 100 mariposa y he sido capaz de tocar la pared el primero. Esta vez se lo llevó Joe, es un gran competidor con mucho talento. Miré el marcador y vi “dos”. Y pensé “lo acepto, estoy contento con el resultado. 51.1 es más rápido que lo que hice en Londres”. Entonces vi a Chad, miré al marcador y vi que habíamos empatado. Busqué a Laszlo, mire al marcador y vi que habíamos empatado también. Tengo mi propia historia con Laszlo de probablemente 12 años y Chad y yo durante los últimos cuatro años obviamente hemos tenido nuestra también nuestra propia historia. Es realmente una especie de sentimiento genial estar allí con estos dos chicos, y en mi última carrera individual, compartiendo el podio con ellos para la medalla de plata.

Hay una foto suya con Joseph Schooling cuando él tenía 13 años y usted estaba compitiendo en Beijing. ¿Qué siente al ser una inspiración para atletas como él? 

Finalmente se está asentando. Ser capaz de ver que algunas de las cosas que he hecho en el deporte lo han cambiado. He sido capaz de excitar a jóvenes nadadores a ir tras el oro y no asustarse. Y a soñar en grande. Quiero decir, Katie Ledecky… Ryan Murphy me enseñaron la foto… Joe Schooling. Recuerdo ese día. Nos llevaron a buscar monos en un carro de golf. Ser capaz de vivir y compartir ese momento con él. Él es alguien a quien, definitivamente, me gustaría seguir viendo en el futuro.

Michael Phelps: «Voy a enseñar a mi hijo a nadar y divertirse» 1

Usted ha competido desde que era muy joven. ¿Va a echar de menos el entrenamiento y las madrugones? ¿A qué se va a dedicar ahora? 

No creo que vaya a echar de menos el entrenamiento. No creo que vaya a echar de menos madrugar. Seguiré trabajando y cuidándome. Después de Londres, engordé unas 30,35 libras. No voy a hacer eso esta vez. Esta ha sido mi vida durante 24 años y será un poco diferente no tenerla ahora. Pero al haber tenido un hijo este año, seguiré madrugando. Estas cosas son las que me gustará hacer.

¿Cómo es la paternidad? 

La paternidad es la mejor cosa que habría soñado tener. Ser capaz de pasar tiempo con él y tan solo mirarle sonreír. Hoy íbamos con él en el coche y ha empezado a reírse y hacer sonidos. Es sencillamente lo más grande poder ver las expresiones en su cara y ver como va cambiando. Ahora tiene tres meses y medio y hasta hace dos días no le había visto durante las tres últimas semanas. Ha crecido mucho. Estoy deseando continuar mirándo como crece y se convierte en un jovencito.

¡Y Boomer ya tiene su propia cuenta de Instagram! 

Yo me estoy encargando de la cuenta de Instagram. Todo el mundo cree que es Nicole, pero en verdad soy yo. Es una locura cómo ha crecido. Ha conseguido casi 500.000 seguidores en seis semanas. Es increíble. Pero siempre es estupendo ver el apoyo que recibimos de nuestros fans.

«He sido capaz de animar a jóvenes nadadores a ir tras el oro y no asustarse»

¿Ser padre le ha inspirado o le ha cambiado el modo de pensar? 

Sin ninguna duda. Creo que hay muchas cosas que probablemente hice en equipo, como capitán, que es muy parecido a la paternidad. Cuando estábamos en el podio de las medallas por los 400 estilo libre, le dije a dos jóvenes, “es correcto cantar y es correcto llorar”. Cuando veo a mi compañero emocionarse, le pongo la mano en el hombre y le acerco a mí. Me veo haciendo más cosas típicas de padre y cuidando de mi equipo. Tengo ganas de llegar a casa y meter a mi pequeño en la piscina. Le voy a enseñar a nadar y a divertirse.

¿De dónde surgió la idea de la terapia del cupping? 

De mi entrenador, con el que llevo trabajando más de catorce años. Siempre lee y prueba cosas nuevas, me conoce y sabe lo que me gusta. Me animó a probarlo y una serie de atletas también lo habían probado. Fue algo así como “¿porque no le das una oportunidad? Igual te gusta”. Hace dos o tres años lo probé y me encanta. Es un masaje intensivo de tan solo cinco minutos en un área concreta y que he estado haciendo a modo de recuperación. Me encanta. Tengo un ‘set de cupping’ en casa y Nicole me ayuda en la espalda y los hombros si lo necesito.

En todos sus Juegos Olímpicos, ¿cómo de importante ha sido el papel del cronometraje de Omega en sus resultados? 

He tenido el privilegio de trabajar con increíbles empresas en mi vida. Trabajar con Omega es, honestamente, lo mejor. Hemos pasado mucho tiempo juntos y les siento como parte de mi familia. Tienen el mejor sistema de cronometraje a nivel mundial en todos sus eventos, cada año. Sabemos que los tiempos son buenos, sabemos que los tiempos son perfectos. No hay nadie más con quien querría estar.