Blancpain ha empezado fuerte 2018. Dentro de su colección Villeret ha incorporado un nuevo cronógrafo, y a su nómina de embajadores ha sumado uno muy especial, un chef con nada menos que ocho estrellas Michelin.

Por ANAÏS OLIVERA

El nuevo modelo 2018 de la colección Villeret de Blancpain integra un novedoso calibre de manufactura de 13 líneas perfectamente adaptado al tamaño de la caja. Este inédito movimiento, cuyo corazón palpita con una frecuencia de 36.000 alternancias/hora, una primicia en Blancpain, comprende 322 componentes incluyendo una espiral de silicio. Está dotado de un embrague vertical, así como de un mecanismo de cronógrafo con rueda de pilares.

También dispone de una función flyback, que permite la vuelta a cero y el arranque instantáneo con una simple presión sobre el pulsador situado a las 4 horas, dispositivo que resulta muy útil cuando se necesita efectuar la medición de lapsos de tiempo sucesivos.Blancpain añade otra joya a su colección Villeret 1

Este año, por primera vez, Blancpain reúne todas estas funciones con un pulsímetro. Antaño, era necesario esperar sesenta segundos para tomar el pulso, al tiempo que se contaba el número de pulsaciones con precisión. El pulsímetro fue concebido para permitir que los médicos y enfermeras tomasen el pulso de sus pacientes con mayor rapidez. En efecto, la aguja del cronógrafo está asociada a una escala con graduaciones particulares que permiten, después de solo treinta pulsaciones, indicar directamente, y sin efectuar ningún cálculo, la frecuencia de las pulsaciones del paciente sobre la esfera. Basta con poner en marcha el cronógrafo, contar 30 pulsaciones y parar el cronometraje para que la aguja indique sobre la graduación pulsímetro el número de pulsaciones por minuto.Blancpain añade otra joya a su colección Villeret 2

Fiel a la estética clásica de la colección Villeret, este nuevo modelo presenta una esfera en esmalte grand feu abombada blanca. La escala pulsimétrica rodea los índices romanos pintados en esmalte. En el centro destacan con suma elegancia los contadores de 30 minutos y de 12 horas del cronógrafo, así como la fecha por ventanilla a las seis horas. El fondo de cristal de zafiro permite entrever el recién nacido de los calibres Blancpain, cuya masa está decorada con un motivo nido de abeja. Para perfeccionar este conjunto, la caja de oro rojo de 43,6 mm de diámetro luce una distinguida pulsera de piel de aligátor marrón.

Con ser importante, la incorporación de este nuevo cronógrafo Villeret, no es la única novedad de Blancpain  para este año. Un nuevo embajador, con más de cuatro décadas de experiencia en la cocina y que cuenta con ocho estrellas Michelin, se ha incorporado a la familia de la marca relojera. Una unión, alta cocina-alta relojería, que no es nueva para Blancpain, que ya fue hora oficial de la feria Madrid Fusión.

¿Quieres saber quién es el nuevo chef embajador de Blancplain? Pincha aquí…