La cita es el 20 de abril. En Nueva York. La casa Antiquorum organiza la mayor subasta de relojes de esta primavera. 259 piezas raras, únicas o exclusivas que buscan comprador.

POR DAVID GARCÍA

Los grandes coleccionistas de relojes de todo el mundo tienen una cita este mes en Nueva York. El día 20 se celebra en la Gran Manzana una de las subastas más importantes del año a cargo de la casa Antiquorum, experta en pujas de artículos de lujo.

Las subastas de relojes se han convertido en una alternativa de compra con la que poder adquirir, sobre todo, relojes clásicos y ediciones limitadas, pero también modelos prácticamente recién salidos de las mejores casas relojeras. Porque esa es una de las máximas de las subastas de Antiquorum, solo grandes marcas Patek Philippe, Audemars Piguet, Rolex, Cartier, Chopard, Piaget, Breguet, Omega, Richard Mille…
En la subasta del 20 de abril, en concretro, salen en busca de nuevo dueño 259 ejemplares. La joya de la corona, en cuanto a precio estimado de venta, es un Patek Philippe Platinum de 1992 que, se estima, saldrá adjudicado por encima de 482.000 euros. Sin embargo, esta cifra queda lejos de lo que la casa Antiquorum ha llegado a registrar por un reloj. En 2009, también un Patek Philippe, de 1999, fue subastado por más de 1,3 millones de euros.

Pero en las subastas de relojes no solo es importante el precio o las características del ejemplar, también lo es su componente sentimental y su historia. Como ejemplo, un modelo Corum Buckingham que Elvis Presley regaló a su asistente personal y amigo Richard Davis en 1971 y que está grabado con las iniciales del Rey del Rock. Tiene un precio de salida de 8.700 euros y puede superar fácilmente los 20.000.

Más cercanas a nuestros días encontramos otras piezas de colección y de edición limitada que han llevado en sus muñecas Shaquille O’Neal o Arnold Schwarzenegger.

Este tipo de eventos no solo presenta lotes de relojes de pulsera. En su catálogo también incluyen piezas sueltas de recambio (agujas o esferas) y relojes de sobremesa y de bolsillo. Llaman la atención entre este último grupo las obras de arte que pueden llegar a ponerse a disposición de los coleccionistas, como un Patek Philippe Split Seconds Chronograph Minute Repeater Yellow Gold de 1901 y realizado en oro de 18 quilates, una pieza, según el catálogo, «extremadamente rara» que podría venderse por más de 65.000 euros. Los interesados en participar pueden hacerlo sin tener que desplazarse hasta Nueva York. La web de Antiquorum ya esta abierta en busca de pujas.

POR UN PUÑADO DE DÓLARES

Bvlgari Desk Clock Amethyst and Gold.
30.000-48.000 euros.

BULGARI CLOCK AMETHYST


Piaget Altiplano Double Jeu Diamond and White Gold.
22.000-30.000 euros.

piaget


Gerald Genta Yellow Gold Tourbillon.
9.000-13.000 euros.

GERALD


Audemars Piguet Royal Oak Offshore Shaquille O’Neal Limited Edition.
44.000-62.000 euros.

AUDEMAR PIGUET