Cuna de la música clásica y bastión de la intelectualidad  europea, la capital austriaca tiene mucho más que ofrecer. Un año lleno de aniversarios y celebraciones convierte a la bella ciudad en una fiesta. Le damos las claves para conocer Viena en 48 horas.

Por VICTOR GODED

Viena y la música siempre van de la mano, pero en este año esa alianza histórica se manifiesta todavía más en varias efemérides importantes: el 150 aniversario del vals El Danubio Azul, los 175 años de la Orquesta Filarmónica de Viena y el quinto aniversario de la sala de conciertos MuTh, donde los Niños Cantores de Viena ofrecen sus conciertos. Por otro lado, la capital austriaca también conmemora en 2017 el tricentenario del nacimiento de la emperatriz María Teresa de Habsburgo, el 180 aniversario de la emperatriz Isabel, la popular Sissí, y los 120 años de la Noria Gigante del Prater, inmortalizada en la película «El tercer hombre». ¿Son o no son suficientes motivos para visitarla?

CATEDRAL DE SAN ESTEBAN. La catedral de San Esteban, en el corazón de Viena, está coronada por una torre con forma de aguja de 137 metros de altura que se ve desde toda la ciudad. Subir a su ápice cuesta 4,50 €.

HUNDERTWASSERHAUS. La arquitectura y los más de 200 árboles y arbustos que pueblan los balcones y terrazas de estas viviendas municipales construidas entre 1983 y 1985 son un imán para turistas y curiosos.

PRATER. Es el parque de atracciones más antiguo del mundo y su noria, que en 2017 cumple 120 años y que fue inmortalizada en la película El tercer hombre, su mayor atracción. También hay coches de choque, montañas rusas y tiovivos. En el Prater se paga por atracción.

UN CRUCERO POR EL DANUBIO. El río forma parte de la ciudad y es una visita obligada. El canal del Danubio recorre Viena y permite apreciar sus hitos desde otra perspectiva.

Borrador automático 864

PALACIOS IMPERALES. ¿Quieres vivir como un monarca? En Viena es posible. El Palacio Imperial abre sus puertas para descubir cómo era el día a día de la realeza, con sus dormitorios, salas de conferencias y tapices.

EL SÉPTIMO CIELO. En el centro de la ciudad, 7th Heaven Vienna Center Apartments es un alojamiento increíble desde donde conocer todos los rincones de Viena. Reserva estos apartamentos en Booking.com y descubre la maravillosa capital de la música.

LA ÓPERA DE VIENA. Es el centro neurálgico musical de la ciudad y uno de los teatros de ópera más grandes y con más actividad del mundo. De hecho, la Staatsoper, con su director Dominique Meyer, al frente programa alrededor de 300 actuaciones a lo largo del año. Lo mejor es que se adapta a todos los bolsillos, ya que se pueden adquirir entradas desde solo cuatro euros.

UNA OBLIGACIÓN, PROBAR LA TARTA SACHER. Dos planchas de bizcocho de chocolate separadas por una capa de mermelada de albaricoque y todo cubierto de chocolate. Irresistible.

Borrador automático 862

DE RUTA POR LOS CAFÉS. La Unesco los declaró Patrimonio de la Humanidad por su labor como centros de vida social e intelectual. Los cafés vivieron su época dorada en el siglo XIX y si no se conocen es imposible entender la Ilustración. El Café Central y el del Museo de Bellas Artes son de visita obligada.

MUSEUMS QUARTIER. Este barrio es el octavo espacio cultural más grande del mundo y tiene tal variedad que apabulla: arte visual y dramático, danza, arquitectura, moda, música, diseño… y hasta un espacio dedicado a las cámaras Lomo.

ESCUELA ESPAÑOLA DE EQUITACIÓN. Situada en el antiguo palacio imperial de los Habsburgo, es uno de los símbolos del país. Tanto, que fue escogida como imagen para la moneda de cinco euros que celebró la presidencia austriaca de la Unión Europea en 2006.