La aventura no está reñida con la exclusividad. Royal Malewane, uno de los alojamientos más lujosos de África, permite observar de cerca a los grandes felinos y disfrutar de la exquisitez de otra época.

Por SERGIO MÚÑOZ

Cae la tarde. El cielo parece arder sobre las praderas. Las sombras de árboles extraños –baobabs, marulas, acacias– se alargan por el suelo. Los sonidos que llegan desde la exuberante maleza se amplifican con la cercanía de la noche. En el porche nos espera una humeante taza de café recién preparado. Nos sentamos en la hamaca y repasamos mentalmente las aventuras de la jornada. En los candiles encendidos se agolpan las mariposas.

Cuando pensamos en un safari en África, siempre evocamos sensaciones como estas. Son idílicas, alimentadas por el cine y la literatura, pero hay lugares pensados para hacerlas realidad. Royal Malewane, enclavado en el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica, destila lo mejor de la experiencia africana.

Considerado uno de los alojamientos más lujosos del continente, sus ocho suites de estilo colonial, con capacidad para un máximo de veinte huéspedes, exhiben una decoración exquisita: techos de ramas, maderas nobles, alfombras, tejidos naturales, grandes ventanales abiertos al paisaje… Todas están conectadas a la recepción, la biblioteca, la zona de restauración y al spa por pasarelas de madera que atraviesan el bosque, iluminadas por la noche para guiar nuestros pasos bajo las estrellas. Las 6 Luxury Suites están disponibles por unos 1.700 euros por persona y noche. Mientras, las 2 Royal Suite, preparadas para alojar hasta cuatro huéspedes cada una, cuestan algo más de 2.100 euros por persona y noche. Eso sí, cuentan con piscina privada, servicio de mayordomo, cocinero y vehículo privado y un masaje de cortesía de 30 minutos.

Para los que buscan aún mayor exclusividad está Africa House, el alojamiento estrella de Royal Malewane. Es una villa de lujo situada a dos minutos en jeep de las dependencias principales del resort y puede alojar hasta 12 huéspedes. La exquisitez alcanza su mayor cota en la decoración de esta casa. Muebles antiguos, puertas de teca y camas de madera tallada fabricadas en Lamu y Mombasa (Kenia), bañeras victorianas, sedas, ropa de cama hecha a mano, alfombras persas y objetos de arte hacen de Africa House un sueño.

La villa cuenta con personal de servicio y cocinero propios, y también con un ranger y guías de treking exclusivos para las jornadas de safari. El huésped puede añadir otros servicios: guía privado, niñera, piloto, fotógrafo… Africa House dispone de cuatro suites de 29 metros cuadrados y dos de 35, una infinity pool y un enorme porche abierto al bush. En total, 680 metros cuadrados de puro lujo a 15.900 euros por noche para grupos de entre nueve y doce huéspedes.

El Parque Nacional Kruger que rodea el Royal Malewane es, con sus dos millones de hectáreas, la reserva de caza más grande de Sudáfrica y uno de los destinos para el turismo de safaris más famosos del mundo. Es hogar de los llamados big five africanos –el león, el leopardo, el elefante, el búfalo y el rinoceronte–, además de ñus, cebras, jirafas, antílopes o hipopótamos. Este entorno privilegiado hace que Royal Malewane ofrezca a sus huéspedes todos los servicios necesarios para sumergirse de lleno en la vida natural. El resort presume de tener el mejor equipo de rangers y guías de África para las jornadas de avistamiento de animales. De hecho, cuenta dos de los únicos siete treking masters de Sudáfrica, Juan Pinto y Jonas Mhul, con la más alta cualificación por la Asociación Sudafricana de Guías de Campo –FGASA por sus siglas en inglés–. Además, es posible contratar actividades para realizar en el entorno, como visitar el Centro de Rehabilitación de la Vida Salvaje de Moholoholo; sobrevolar en helicóptero el cañón del río Blyde, que, con 25 km de largo y 750 m de profundidad, es el tercer cañón fluvial más grande del mundo; paseos en globo, o partidas de golf en Leopard Creek, el campo más exclusivo de África.

Después de un día de aventuras, el cansancio se disuelve en el agua de The Waters of Royal Malewane Bush Spa. Especializado en hidroterapia, el agua que emplean en sus tratamientos proviene de un manantial subterráneo. La corriente es filtrada a través de piedra caliza y granito. Las tres salas de tratamiento, el gimnasio, la sala de vapor, los baños africanos calientes y fríos y las cuatro salas de relax están situadas alrededor de un patio cuyo centro es una maravillosa piscina de 25 metros rodeada de tumbonas y sombrillas. Así, la experiencia de África, en Royal Malewane, asciende a la categoría de sublime.