Amarillo, azul, verde, rojo, negro. Todo mezclado. Es difícil ver el agua en tantos colores en su entorno natural, pero eso es posible en Caño Cristales, un río secundario y hermoso en la Sierra de la Macarena de Colombia.

Por ISMAEL PÉREZ

Las formaciones rocosas por las que discurre su cauce, sus prístinas aguas y las plantas subacuáticas que tapizan su fondo, de tonos rojos, amarillos, verdes, azules y negros, hacen de él el río más hermoso del mundo. Un río corto, de solo cien kilómetros, que es una sucesión de rápidos, cascadas y pocetas, hasta desembocar en el Guayabero.

Caño Cristales discurre por la Sierra de la Macarena de Colombia, en la región del Meta, un entorno con 1.200 millones de años de antigüedad no precisamente accesible. Para llegar a este entorno de colores hay que viajar en canoa a través del Guayabero una media hora. No solo hay agua, que tampoco es excesiva, pues el cauce no supera los 20m de ancho. También se pueden disfrutar las tortugas, monos o babillas.