Muebles, ropa, libros, lámparas y hasta joyas. De primera o segunda mano. Los objetos más inusitados pueden ser encontrados en alguno de los mercadillos europeos con más solera. Los recorremos en Código Único. ¿Nos acompaña?

Por SERGIO MUÑOZ

  1. UN PLAN PERFECTO PARA EL DOMINGO EN ROMA. Cada domingo, más de 2.000 vendedores ofrecen sus mercancías en este famoso mercadillo del barrio del Trastevere, a orillas del Tíber. En los puestos ubicados junto a la portada del siglo XVII que le da nombre encontramos artesanía, antigüedades, objetos de segunda mano o tesoros para coleccionistas. El mercado de Porta Portese nació tras la Segunda Guerra Mundial y hoy más de 50.000 personas lo visitan cada semana.
  2. ABIERTO DESDE LA EDAD MEDIA. Ya en el siglo XIII se vendían en este mercadillo objetos usados y dicen que hasta robados –de ahí vendría su nombre, ‘feria de la ladrona’ en español–. El mercadillo de Feira Da Ladra abre los martes y los sábados en el Campo de Santa Clara.
  3. EL MÁS FAMOSO DEL MUNDO. El londinense Portobello Road nació en el siglo XIX en el barrio de Notting Hill y hoy es el mercado callejero más famoso del mundo. Los puestos de alimentos y ropa de segunda mano abren a diario, pero su fama se debe a sus cientos de comercios de muebles antiguos que cada sábado atraen a miles de visitantes y que hacen de Portobello el mayor mercado de antigüedades del planeta.
  4. RAREZAS EN EL EIXAMPLE. Más de 500 comerciantes se dan cita los lunes, miércoles, viernes y sábados bajo una espectacular cubierta de espejos de 24 m de altura en el Eixample barcelonés, en uno de los mercadillos más populares de Europa, el de Els Encants, para poner a la venta los objetos más originales.
  5. EL MERCADILLO MÁS CASTIZO. Acudir los domingos por la mañana y los días festivos al Rastro es un clásico de la vida madrileña. Su origen se remonta al siglo XVII. Ahora, 3.500 puestos que venden todo lo imaginable se concentran en Ribera de Curtidores y en las calles aledañas del barrio de Lavapiés.
  6. EN EL CORAZÓN DE BRUSELAS. El principal mercado callejero de Bruselas está en la Place du Jeu de Balle, en el distrito de Marolles. Ya en el siglo XVII era conocido por vender ropa usada. Abre todos los días del año de 6 a 14 horas.
  7. CAZA DE TESOROS EN PARÍS. Situado en Saint-Ouen, al norte de París, Marché aux Puces es, más que un mercadillo al aire libre, 14 mercados con personalidad propia reunidos en un mismo complejo de tiendas y calles. Unos 1.700 comerciantes ofrecen desde vinilos a valiosas antigüedades los sábados, domingos y lunes.
  8. COMPRAS… ¡Y KARAOKE! Por Mauerpark, en el distrito de Prenzlauer Berg, pasaba un tramo del Muro de Berlín, pero hoy su historia es más alegre: los domingos se monta en él un mercadillo de ropa y objetos vintage. Por la tarde, los puestos dejan paso a un karaoke al aire libre que se celebra en su anfiteatro.
  9. ROPA, FLORES Y DULCES. De lunes a sábado desde 1905, el barrio del Pijp de Ámsterdam acoge un popular mercado, el Albert Cuyp Market, con 260 puestos donde hay alimentos, flores u objetos de segunda mano. No hay que irse sin probar unos stroopwafels –gofres rellenos de caramelo–.
  10. JOYAS DE OTRO TIEMPO. Aunque no tiene la solera de otros mercadillos al aire libre –el de U Elektry, denominado así por la calle en la que se encuentra–, desde 2009 se ha convertido en una importante atracción en Praga. Los sábados y domingos de 7 a 13.30 horas se despliegan en sus 50.000 metros cuadrados infinidad de puestos que ofrecen cristal de Bohemia, porcelana, objetos soviéticos, joyería…