Cuatro piscinas que son un paraíso

Laos, Kenia, Maldivas, Bali… Sus nombres nos evocan exotismo, aventura y sensualidad. Te proponemos sumergirte en los encantos de esos destinos sin moverte de sus piscinas. Baja el ritmo y deja que los colores, los paisajes y la brisa te posean.

Por SERGIO MUÑOZ

No querrás salir de ellas. Poco importa que ante ti se vislumbre el infinito del mar sobre las aguas cristalinas de los océanos más paradisiacos. Mejor contemplar su inmensidad desde unas aguas más pequeñas, las de las piscinas. Sin olas, sin arena, sin sustos. Y probablemente tumbado o apoyado sobre sus bordes, sintiéndose dominador del mundo.

Como la piscina del resort Alfajiri Villas de Diani Beach, en Kenia, o la del Mandala Ou Resort y su piscina infinita sobre el río Ou de Laos, ahí no frente al mar pero frente a una naturaleza espectacular de fauna y flora. ¿Y a qué les suena las Maldivas? A nada traumático. El hotel One&Only Reethi Rah de Malé del Norte lo único que puede provocarnos es ganas de volver. El viaje del placer acaba en las piscinas de Bali, o más concretamente en la ‘infinita pool0 de The Legian Hotel.