Los belenes más espectaculares del mundo

Belenes, nacimientos o, como los llaman en Latinoamérica, pesebres. La Navidad trae año tras año esta muestra de arte de la tradición cristiana que se extiende por distintos rincones del mundo. Aquí unos ejemplos para inspirar que brote el escenógrafo que llevamos dentro.

Por ISMAEL PÉREZ

1-Nápoles, Italia

Si hay una ciudad en el mundo donde los belenes son importantes es Nápoles, cuna del presepe napoletano, un arte propio difundido en todo el mundo  Así se explica que toda una calle, la céntrica San Gregorio Armeno, esté enteramente dedicada a la venta de esculturas para el belén durante todo el año. El pesebre napolitano mantiene su tradición anclada en su edad de oro del siglo XVIII, y por eso sus figuras visten elegantes capas de terciopelo propias de la época en la que gobernaban allí los Borbones. Se suelen montar en altura, con escenas del portal, la llegada de los reyes y la vida de los pastores, con personajes propios ambientados en esa época. Sin embargo, la primera mención a un belén en la ciudad data de 1025 en la iglesia de San María del Pesebre. Los más completos se encuentran en el Palacio Real de Nápoles o en la Reggia de Caserta.

2-Madrid, España

Dos belenes compiten a pocos metros, en el centro de la capital, el del Ayuntamiento en el Palacio de Cibeles CentroCentro y el de la Comunidad en la Puerta del Sol. El primero se compone este año de 250 figuras de estilo hebreo tradicional realizadas por el artesano José Luis Mayo y expuestas en un escaparate de 15 metros de largo. El de Sol, sin embargo, es un homenaje a Carlos III de 150 metros cuadrados y mezcla la ciudad Belén con la de Madrid al reproducir los principales monumentos de la ciudad como la Puerta de Alcalá, el Palacio Real o el Museo del Prado.

3-Roma, Italia

Por su importancia simbólica es uno de los belenes más importantes del mundo. Se encuentra en el mismo centro de la Plaza del San Pedro del Vaticano, en Roma. El pasado 7 de diciembre se inauguró al mismo tiempo que se  encendía el árbol. En esta ocasión, el nacimiento estaba donado por la Abadía de Montevergine, en la región de Campania, y sus figuras son precisamente napolitanas. Son 80m cuadrados de superficie y siete de alto y representa a las figuras principales bajo las ruinas de un templo. Otra opción para muy amantes del belén en la capital italiana es la exposición 100 Prepesi de la Piazza del Popolo que reúne cientos de belenes de diferentes orígenes.

4-Cali, Colombia

Lo venden como ‘El pesebre más grande del mundo’ y no es una exageración, ya que ha recibido cuatro premios del Guiness World Record, dos en sus celebraciones en México y otras dos en Colombia. Este año se ubica en Cali entre el 8 de diciembre y hasta el 8 de enero y cuenta con 120 actores dispuestos en escenarios que se extienden en 18.000 metros cuadrados. A diferencia de otros belenes vivientes, que se representan en un escenario y solo pueden verse desde la distancia, en éste los espectadores pueden pasear por la ciudad imaginaria e interactuar con los personajes.

5-Greccio, Italia

Esta pequeña localidad italiana del norte del Lazio (1.500 habitantes) es conocida por haber acogido la primera representación humana del Nacimiento de Cristo, organizada en la Nochebuena de 1223 por San Francisco de Asís. La tradición ha continuado y se repite cada año en el santuario franciscano. Sus organizadores insisten en que no emulan el propio belén, sino la representación que hizo el santo. La obra teatral se repite los días 24, 26 y 30 de diciembre, y el 1, 5, 6 y 7 de enero a las 17:30 con seis escenas y ante una tribuna de 2.000 asientos para acoger a todos los turistas que acuden a contemplarla.

6-Alcanadre, La Rioja, España

Esta pequeña localidad riojana de 700 habitantes y a 33km de Logroño se ha hecho conocida por la representación de su belén viviente que nació en la década de los 70 y reúne a más de 50 paisanos para su ejecución. Lo que empezó por casualidad por un grupo de jóvenes cuando preparaban la Cabalgata de Reyes ahora es un teatro que incluye hasta escenas del Viejo Testamento y aprovecha el escenario natural de las cuevas del Monte Viso. La representación dura 40 minutos y se repite a las 19:30 los días 25 y 30 de diciembre y 1 y 6 de enero.

7-Lima, Perú

Los belenes peruanos pueden tener características peculiares respecto a los que conocemos en Europa, como los indígenas que representan a las figuras principales, un guiño a esa parte de la población del país. Nacimientos tan peculiares se pueden visitar en el Palacio de la Justicia de Lima, que recoge belenes hechos a manos y característicos del lugar de creación por sus rasgos y vestimentas. Las religiones precolombinas se fusionan con el catolicismo, ya que a la virgen María se la llama Pachamama o Madre Tierra.

8-Las Palmas, España

En las Islas Canarias estas fechas se viven de manera diferente. Pese a su ubicación, el clima acerca más la Navidad a la de Sudamérica que a la de Europa. Por eso los belenes también se representan de manera distinta. Si la gente está en la playa, hay que llevarlos allí. Es el ejemplo de la duodécima edición del Belén de Arena de la playa de Las Canteras, que espera superar los 214.000 visitantes del año pasado hasta el 8 de enero. Ha sido creado por Benoît Dutherage, Leonardo Ugolini, Marieke van der Meer, Vadim Gryadov, Enguerrand David, Dan Glover, Alexey Shchitov, Aleksei Rybak y el local Jonay Ruiz

9-Guadalajara, México

La Plaza de la Liberación de esta ciudad del estado de Jalisco acoge un gran belén frente a la catedral. Las figuras ocupan distintos escenarios por toda la plaza y su tamaño parece desproporcionado al de las personas. El niño Jesús mide 1,5 metros, un bebé casi tan gigante como un adulto. En las últimas semanas este pesebre ha sido noticia porque ante el frío de la ciudad en estas fechas, un indigente decidió sustituir la pieza del niño por sí mismo y meterse a dormir entre la paja del portal.

10-Salisbury, Gran Bretaña

Salisbury es una mediana ciudad del suroeste de Inglaterra con una espectacular catedral gótica del siglo XIII que incluye un claustro gigante y se alza en medio del verde inglés. Este escenario permite que el belén que se coloca cada año en el interior del templo luzca aún más. El nacimiento se compone de figuras a tamaño real creadas por el artista local Peter Rush con papel. Impresiona la textura y el equilibrio en unas piezas tan grandes de ese material.