Las Islas Cook es uno de los paraísos más auténticos del mundo, donde la exclusividad y el bienestar toman forma. Entre sus tesoros, destacan las perlas negras, un producto altamente valorado a nivel internacional y procedente de la isla de Manihiki, uno de los lugares más antiguos del mundo.

Las perlas negras son una de las obras de arte de estas islas, una práctica compleja que requiere arriesgadas habilidades como la inmersión a profundidades record. La formación de la perla se produce dentro de la Pinctada Margaririfera u ostra de labios negros que forma en su interior el tan apreciado nácar. El artista Tokerau Jim, con sede en Muri (Rarotonga), es un especialista en este material que se dedica a esculpir perlas y conchas transformándolas en originales recuerdos.

La Perla Negra, el tesoro de las Cook 1Además, la perla negra del Pacífico sur, una de las joyas más cotizadas del mundo, presenta en realidad una amplia gama de radiantes colores, que van del blanco anacarado al negro azabache.

El turismo de las Islas Cook ha presentado recientemente su colección de Perlas Negras en tres ciudades españolas: Bilbao, Barcelona y Madrid. Las joyas únicas hechas por el diseñador italiano Nyami por Enrica Barri representan la naturaleza virgen de tres de las islas principales; Viñas de Rarotonga, Corales de Aitutaki y Cielo Nocturno de Atiu.

Manihiki, el epicentro de la industria de la perla negra

La isla de Manihiki cuenta con menos de 500 habitantes, todos ellos muy involucrados en el cultivo de la perla negra. Los autóctonos se dividen entre las dos islas principales de Tauhunu y Tuka, donde disponen de escuela, iglesia, algunas tiendas y un par de camionetas en cada una. El barco es el medio de transporte preferido por los isleños, dominando desde la infancia las habilidades necesarias para navegar con seguridad.

La Perla Negra, el tesoro de las Cook 3Otra de las principales características de Manihiki es la abundante vida marina de su laguna, donde el buceo, la natación y la pesca deportiva con redes realizadas con hojas de coco son las actividades más populares entre isleños y turistas. Los buceadores podrán disfrutar de un paisaje marino único compuesto por miles de almejas en tonos azules, purpuras y verdes conocidas como ‘las flores del mar’. Mientras que los amantes del buen comer descubrirán auténticas delicias gourmet como el Karori, ostras cocinadas en crema de coco, cangrejos de río y tortitas hechas con malvavisco. O planear una excursión al Pearl Farm donde los visitantes podrán experimentar de primera mano cómo se crean estas preciosas joyas