Après-ski a la francesa

En invierno, muchos acuden a los Alpes franceses por sus increíbles complejos de esquí, pero también por su oferta de ocio fuera de pistas. Te contamos los planes más apetecibles y exclusivos para relajarte tras una jornada de descensos. Así es el Après-ski.

Por SERGIO MUÑOZ

Esquiar va mucho más allá de la pista. Viajar una semana de invierno hasta Francia para practicar ese deporte a veces solo es una excusa para lo que viene después. El Après-ski son todos esos planes que esperan cerca de las estaciones de esquí. Ideales para la noche o para cuando la nieve sature. Para relajarse tras el cansancio de los esquís. Desde Código Único te proponemos estos cuatro:

-Un picnic privado a 3.400 metros

Kando Verbier ofrece una de las experiencias ‘après-ski’ más exclusivas que puedas imaginar. La compañía suiza de eventos es pionera en la organización de ‘heli-glacier-picnics’: picnics privados para grupos en las cumbres de los Alpes, a 3.400 metros de altitud, con marisco, champán, sillas cubiertas de piel y un servicio exquisito. Antes de llegar hasta allí, te ofrecen un vuelo de una hora sobre paisajes que quitan el aliento.

-Lejos del mundanal ruido

En la estación de esquí de Avoriaz, ubicada a 1.800 metros de altitud en la región francesa del Alto Saboya, el ruido del tráfico no existe: los coches están prohibidos y solo se puede llegar hasta ella a pie, en trineo o en coche de caballos. Todos van por sus pistas, pero también por una oferta de ‘après-ski’ en la que destacan los spas, como el del Hôtel des Dromonts (en la imagen) o el del complejo termal Aquariaz, con sus piscinas a 34 ºC.

-Encerrado en tu propia burbuja

En invierno, quien se acerca a Le Monêtier-les-Bains, en los Altos Alpes franceses, busca la estación de esquí de Serre Chevalier. Pero la región cuenta con una larga tradición termal y, tras un día de descensos, qué mejor manera de aflojar los músculos que sumergirse en el moderno complejo Le Grand Bains du Monêtier, abierto en 2008. En sus burbujas de relajación el tiempo se detiene.

-Historia y gastronomía en Megève

Ubicada a la sombra del Montblanc, Megève es una villa típica de la región francesa del Alto Saboya que cuenta con una estupenda estación de esquí. Pero la localidad también ofrece un ‘après-ski’ envidiable. Fundada en el siglo XII, Megève posee un bello casco histórico y cuenta con un panorama gastronómico que para sí lo quisieran otros destinos de nieve: tiene 89 restaurantes, tres de ellos con estrellas Michelin.