48 horas en Las Palmas

Dos días bastan para enamorarse de esta ciudad a medio camino entre el viejo y el nuevo mundo en la que siempre es primavera.