16 espectaculares lugares (casi) secretos en Miami, por Rodman Primack

¿Quién mejor que el director de la feria Design Miami, que cada diciembre reúne a diseñadores, coleccionistas, galeristas, críticos y curiosos, para descubrirnos lo mejor de la ciudad? Rodman Primack nos acerca 16 visitas imprescindibles para descubrir lo mejor de Miami.

Por ANA DOMÍNGUEZ SIEMENS 

Rodman Primack se crió entre Idaho, California y el rancho de sus abuelos en México, con la naturaleza, la montaña y el Pacífico como escenarios. Tanta ida y venida azuzó su espíritu nómada, y el influjo de sus abuelos forjo su pasión por el arte, la arquitectura, el diseño y el interiorismo. Con ese bagaje y un título en Historia del Arte por la Universidad de Boston en el bolsillo, Primack comenzó su carrera.

Primero en la casa de subastas Durán, en Madrid, como becario. Después en la sede neoyorquina de Christie’s como especialista en arte contemporáneo latinoamericano, en el estudio del arquitecto Peter Marino, en la galería de Larry Gagosian en Beverly Hills, en la casa de subastas Phillips de Pury… Y así hasta crear su propia firma de interiorismo y telas, RP Miller. Todo ese periplo culminó en febrero de 2014 con su nombramiento como director de Design Miami. Tenía solo 39 años, pero ya atesoraba una dilatada y sólida carrera.

La feria, que este año cumple su decimotercera edición, retorna a Miami Beach entre el 6 y el 10 de diciembre. Es la cuarta al mando de Primack, y se ha convertido en uno de los principales foros del diseño contemporáneo en los Estados Unidos, que atrae cada año a los más influyentes coleccionistas, galeristas, diseñadores, conservadores y críticos del mundo.

Treinta y dos galerías y once instalaciones, además de una sólida oferta de sedes satélite, colaboraciones, charlas y eventos, se presentan este año en Design Miami. Y todo a unos pocos pasos de Art Basel Miami Beach, la principal feria de arte en suelo americano, que se celebra de forma paralela.

Pero como no todo va a ser arte en la ciudad más luminosa, bullanguera y art déco de los Estados Unidos, le hemos pedido a Rodman Primack que nos seleccione sus lugares favoritos en la ciudad. Y el resultado ha sido esta guía con 16 lugares secretos…

1. Galerías de arte: dos entre más de un millar

«Mi galería favorita en Miami es la Nina Johnson Gallery, una galerista local que está supercomprometida con el apoyo a la escena artística de la ciudad. Y no solo durante la enloquecida semana de las ferias Design Miami y Art Basel; ella trabaja muy duro todo el año con artistas y diseñadores de aquí e internacionales. Dos de mis favoritos son Katie Stout y Emmett Moore. También creo que merece la pena visitar la galería de Mindy Solomon, que está especializada en cerámica contemporánea. De entre todos sus artistas, a mí me gusta particularmente la obra del californiano David Hicks».

2. De tiendas: lo mejor en diseño internacional

«Creo que Alchemist es una tienda increíble, que tiene marcas estupendas como Sacai o Rick Owens. La tienda la diseñó René González y está escondida en el Parking Garage de 1111 Lincoln Road, un edificio icónico diseñado por los arquitectos suizos Herzog y De Meuron y que está considerado un auténtico landmark de Miami Beach. Otra tienda que, para mí, es una de las mejores de Miami es BASE, que se acaba de mudar a la zona de Wynwood. Y de lejos, la tienda más bonita de la ciudad es la boutique de Loewe en el Miami Design District. Soy un gran fan de Jonathan Anderson y lo que él está haciendo en Loewe y su tienda es el paraíso para mí».

3. Restaurantes en Miami: de lo más clásico a las estrellas

«A quien me pregunta siempre le recomiendo el Joe’s Stone Crab. No por su arquitectura o por su interior, sino porque la comida es deliciosa y es una institución en Miami que nunca falla. El servicio es perfecto y lo lleva la misma familia desde el año 1913. A los turistas les encanta y para la gente de la ciudad es uno de esos locales clásicos e inexcusables. Y, desde luego, es por una buena razón: es perfecto. Por otro lado, estoy muy ilusionado por otro sitio que se va a inaugurar pronto, el ABC Kitchen, en el Miami Design District. También resulta muy recomendable el Forte dei Marmi, un precioso y discreto restaurante con diseño interior de Henry Timi, un artista representado en la feria Design Miami por Erastudio Apartment Gallery, de Milán. El Forte dei Marmi tiene una comida excepcional obra del chef con dos estrellas Michelin Antonio Mellino y de su hijo Raffaele Mellino. Todo es delicioso, ¡y yo he soñado más de una vez con su helado de pistacho!».

4. ¿Bares? Primero un helado, luego las copas

«Sinceramente prefiero las heladerías a los bares, y de estas, en Miami, las hay por docenas, desde camionetas hasta establecimientos míticos como Azúcar, en Little Havana. Pero para tomar una copa me gustan un par de locales. Está muy bien el Broken Shaker, un bar un poco escondido en Miami Beach con un ambiente muy relajado que podría pasar perfectamente por un establecimiento de playa, y, para copas más formales, el bar del hotel Faena».

5. Que no falte un museo (o tres…)

«Miami -y todos los que como yo pasamos mucho tiempo allí–, tiene la suerte de ver cómo el panorama museístico se ha expandido mucho en los últimos años. Creo que el edificio que Herzog y De Meuron diseñaron para el Pérez Art Museum Miami (PAMM) es una verdadera maravilla y su nuevo director, Franklin Sirmans, tiene una visión genial. A todos los que nos apasiona el arte estamos encantados con la reapertura, a finales de este año, de The Bass Museum después de una larga renovación que va a añadir mucho espacio al edificio diseñado por Arata Isozaki. Su fachada original, de los años 30, es una de mis favoritas de Miami. Y también estamos excitados con la próxima apertura, el 1 de diciembre, del nuevo edificio del ICA Miami, diseñado por Aranguren+Gallegos Arquitectos el 1 de diciembre».

6. Un buen hotel no puede faltar: discreción, belleza y encanto

«Aunque está un poco lejos, el nuevo hotel Four Seassons, diseñado por Joseph Dirand, es el más bonito de la ciudad. Me encanta el trabajo de Dirand y este pequeño hotel, en el nuevo Surf Club concebido por el arquitecto Richard Meier, es discreto y pulido. Para una copa o una cena en la ciudad recomiendo el superencantador comedor de La Sirenuse, en el Positano».