10 escapadas fugaces para viajeros sin puente

Si se te ha echado encima el puente de la Constitución y la Inmaculada y te has quedado sin plan para viajar, o si tienes que trabajar, te proponemos diez destinos nacionales a los que puedes acercarte en una escapada corta de un día.

Por ISMAEL PÉREZ

1. Sevilla

La capital de Andalucía no es ningún descubrimiento. Bien lo saben en Lonely Planet, que ha incluido a Sevilla en la lista de diez ciudades para conocer en 2018 del ranking ‘Best in travel’. Una de las principales razones es la celebración Año Murillo al cumplirse el IV Centenario del nacimiento del pintor maestro del barroco Bartolomé Esteban Murillo. Desde Código Único te proponemos adelantarte a la masa turística en este puente de la Constitución y disfrutar ya de la exposición ‘Murillo y los Capuchinos de Sevilla’ que desde la semana pasada y hasta el próximo 1 de abril se puede contemplar en la Iglesia del Museo de Bellas Artes. La muestra reúne una serie de pinturas del artista para el Convento de las Santas Justa y Rufina y una de sus obras cumbres, ‘El jubileo de la Porciúncula’. Más allá de Murillo, siempre merece la pone ponerse a la cola para visitar el Real Alcázar o recorrer la espectacular Plaza de España.

2. Salamanca

A poco más de dos horas en coche desde Madrid, Salamanca siempre es una concentración de arte e historia que merece la pena visitar en un día. En la Oficina de Turismo de su espectacular Plaza Mayor se puede acceder a una audioguía o descargarse una aplicación con información. Desde el zoco barroco churriguerismo, el paseo puede continuar por las catedrales (recuerda, hay dos, la Vieja y la Nueva) y subir a sus torres para divisar toda la ciudad. Una vez abajo, esperan el puente romano sobre el Tormes, la fachada histórica de la Universidad en la que buscar la rana y el astronauta, la Casa de las Conchas, la torre de la Clerecía, el Huerto de Calixto y Melibea, la modernista Casa Lis y los conventos de San Esteban y las Dueñas. Para el paseo, eso sí, conviene abrigarse contra el frío castellano, pues las previsiones dan entre 12 y 4 grados bajo cero para estos días en la capital charra.

3. Girona

La capital gerundense siempre es una opción sorprendente y agradable. A menos de hora y media de Barcelona por autopista, Girona espera con su llamativa fachada gótica de la Catedral de Santa María que se alza sobre toda la ciudad, un paseo por la ribera del río Onyar entre sus paredes de colores pastel que recuerdan el paso del Arno por Pisa o una ruta a ciegas por las calles del Casco Antiguo. Girona celebra también hasta este domingo 10 de diciembre la Feria de Alimentación Artesanal en la Rambla de la Llibertat. Un lugar imprescindible para los amantes de la butifarra, la escudella o la tortilla payesa.

4. Cuenca

A menos de dos horas de Madrid y poco más de Valencia, Cuenca es otra escapada perfecta en el puente de la Constitución para los que busquen bellos paisajes como el que se contempla desde el alto del castillo (del que solo quedan ruinas) con la perspectiva de toda la ciudad y las casas colgantes sobre las hoces del Júcar y el Huécar. Son parte de los llamados rascacielos, las casas que por el lado de la calle Alfonso VIII solo tienen tres plantas pero en su parte trasera, hacia el río, llegan a tener 10. Nunca un sótano tuvo mejores vistas. De camino hacia abajo, pasando bajo el arco de su muralla en la Plaza del Trabuco, encontramos la catedral gótica del siglo XII que mira hacia la Plaza Mayor. También en la ciudad alta se alza la Torre de la Mangana, el reloj que marca el paso del tiempo sobre la Cuenca antigua y se mantiene como última huella de lo que fue un antiguo alcázar. La fuerte tradición religiosa de Cuenca le ha dado en herencia un gran número de conventos y monasterios como el de la Merced, de las Petras, de San Felipe Neri, de las Angélicas, de las Celadoras del Sagrado Corazón, de los Franciscanos Descalzos, de las Madres Benedictinas, de la Concepción Franciscana o de San Pablo, lo que ahora es el famoso Parador Nacional.

5. Madrid

Sí, la capital también es una escapada para los que no viven en ella, aunque a veces resulte un infierno para los que la habitan. Madrid ya ha inaugurado su decoración navideña y el tradicional mercado de la Plaza Mayor, este año con tejados rojos y triangulares que intentan acercarse a los auténticos puestos europeos. El paseo, no apto para misántropos, puede continuar por la calle Mayor hasta la puerta del Sol y por Preciados hasta Gran Vía, aprovechando el sentido único para peatones que se ha dado a esta calle para gestionar las aglomeraciones. Como no todo es comprar, también se puede disfrutar del belén del CentroCentro Palacio de Cibeles por 6 € o patinar en la pista de hielo de la Plaza de Colón por 4 €. Para los que quieran alejarse totalmente de la Navidad, una alternativa relevante es la exposición ‘Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos’ del Centro de Exposiciones de Canal, con un coste entre 7 y 11 €.

6. Caravaca de la Cruz

Como no todo son ciudades para el puente de la Constitución, a 75 km. de Murcia se encuentra esta localidad que apura el Año Jubilar 2017, por lo que el puente se presenta quizá como última oportunidad de disfrutarlo. Caravaca celebra además estos días el XIV Mercado Medieval con 200 puestos, demostraciones artesanas, juegos, animación de calle y un gran Torneo Medieval en la Plaza de Toros el próximo sábado 9. El coso merece visita propia por su fachada neomudéjar de colores rojo y blanco, pero Caravaca ofrece patrimonio por todas sus esquinas: el castillo y la basílica-santuario de la Vera Cruz, el convento de la Compañía de Jesús o el Museo de los caballos del vino.

7. Finisterra

En la otra punta de España pero a menos de hora y media para los que vivan en La Coruña o Santiago de Compostela se encuentra el fin de la tierra. Recomendamos llevar paraguas para visitar esta localidad gallega de apenas 5.000 habitantes, una buena opción para disfrutar de la fuerza del mar desde sus rocas, su famoso faro desde el Castillo de San Carlos, donde de paso se puede visitar el Museo de la Pesca. La localidad acoge en la Lonja hasta el 22 de diciembre y en horario de tarde (16:30-19:00) la exposición de fotografía en tres dimensiones ‘De Mar a Mar. El Camino de Santiago en 3D’, una reunión de imágenes sobre paisajes y personas de las tres rutas que por la zona llevan hasta Compostela: el Camino Inglés, el de Fisterra y Muxía, el Portugués y el Portugués costero.

8. Pedraza

La localidad segoviana es famosa por el rodaje del anuncio de la Lotería de Navidad de 2013 (aquel tan parodiado de Raphael y Montserrat Caballé), sus calles de piedra y la noche de las velas los primeros sábados de julio. Aunque este puente será improbable encontrar a una famosa soprano en su Plaza Mayor, hay otros reclamos como ‘Arte Hispania’, el primer encuentro de artesanos españoles en el Centro Santo Domingo del pueblo, que se celebra hasta el sábado entre las 12:00 y las 19:00. La propuesta de Pedraza es tan diversa que acudirán los maestros vidrieros de la cercana Real Fábrica de Cristales de La Granja de San Ildefonso, los ceramistas sevillanos ‘The exceso’ o la artesana de sombreros María José González.

9. Jijona

A escasos 30 kilómetros de Alicante se encuentra este pueblo cuyo nombre remite a las mesas navideñas de media España. De turrón va precisamente el puente de Constitución y la Inmaculada en Jijona, que acoge una feria turronera que espera la visita de 50.000 personas. La IX Feria de Navidad está formada por más de un centenar de puestos y un programa de actividades muy familiar. Además de la feria, los apasionados del turrón cuentan también en Jijona con un museo enteramente dedicado al dulce y la posibilidad de visitar la fábrica de El Abuelo. Para bajar esas calorías de más siempre queda la posibilidad de caminar por alguna de las rutas de senderismo que ofrecen los alrededores de la localidad.

10. Olite

Esta localidad navarra de menos de 4.000 habitantes se encuentra a 42 km. de Pamplona y 85 km. de Logroño. Está considerado como uno de los municipios más bonitos de Navarra. Ayuda mucho la estampa llena de torres de castillo de diferentes tamaños y formas del Palacio Real, una fortificación levantada entre los siglos XII y XIII y ampliada en el XV. Merece la pena perderse por sus salas y pasadizos, pasear por el Jardín Toronjales, las galerías del Rey y de la Reina, subir a contemplar el paisaje navarros desde la torre de las tres coronas, la de los cuatro vientos, la del homenaje y la del atalaya o descender hasta las Sala de los Murciélagos.