Unas escapadas de pocos días, con o sin hijos, hace más llevadera la vuelta a la rutina.

El síndrome postvacacional o depresión postvacacional es esa sensación de ansiedad o estrés que muchos de los trabajadores experimentan cuando tienen que volver a sus obligaciones tras un periodo de disfrute y desconexión.

Aunque no es una enfermedad reconocida, algunos estudios revelan que cerca de un 35% de la población ha sentido alguna vez cansancio, apatía, falta de concentración y somnolencia al incorporarse al trabajo tras un largo periodo de descanso. Por ello, desde Castilla Termal Hoteles quieren contribuir a hacer más fácil esa vuelta a la rutina con la propuesta de planes de fin de semana y escapadas con o sin hijos, que harán más llevaderos estos meses que quedan hasta las próximas vacaciones.

¿Cómo sobrevivir al síndrome postvacacional? 1Si la opción es un plan romántico y en pareja, Castilla Termal Monasterio de Valbuena (Valladolid) -ubicado en un impresionante edificio cisterciense del siglo XII reconvertido- es el destino idóneo para los que busquen una completa experiencia de salud, relax y belleza gracias a sus piscinas termales, su zona de contrastes y sus exclusivos tratamientos. Además, la zona cuenta con innumerables atractivos: desde el enoturismo (el hotel está rodeado de las mejores bodegas de la D.O. Ribera del Duero) y la gastronomía, a la naturaleza y la cultura.

Para viajar en familia y disfrutar de planes alternativos para los más pequeños, Castilla Termal Balneario de Solares cuenta con un balneario infantil donde los niños pueden jugar y divertirse mientras los mayores aprovechan su momento de descanso y bienestar. Igualmente, cuentan con diferentes actividades y espacios que se pueden disfrutar en familia o por separado. Además, Castilla Termal Balneario de Solares también es un hotel ‘pet friendly’ para las familias que deseen compartir esta escapada con sus mascotas.

¿Cómo sobrevivir al síndrome postvacacional? 2Para los que busquen una escapada más cultural, una buena opción es visitar la Villa de Olmedo, llena de historia, cultura y arte. Levantado sobre las ruinas del antiguo convento de Sancti Spiritus del siglo XII y con una zona termal que recrea un patio mudéjar, se erige Castilla Termal Balneario de Olmedo.

Por último, para una verdadera experiencia de relax y desconexión, incluso viajando solo, Castilla Termal Burgo de Osma invita a descubrir la majestuosidad de la antigua Universidad de Santa Catalina, del siglo XVI, que cuenta con un impresionante patio renacentista bajo el cual se sitúa el área termal del hotel. En ella, además de las piscinas y la zona de contrastes se pueden disfrutar exclusivos tratamientos como el masaje Shuka, que combina la sabiduría tibetana armonizando cuerpo y mente para una vivencia spa única.