El videojuego For Honor parte del fenómeno social #WhoWouldWin enfrentando por primera vez en la historia y en un mismo campo de batalla a 3 facciones de guerreros: Caballeros, Vikingos y Samuráis.

El #WhoWouldWin sobre el que orbita For Honor es un género propio de la fan fiction. 2016 fue el año de este fenómeno social: el estreno mundial de ‘Batman vs Superman’, el duelo Hillary Clinton vs Donald Trump, el referéndum sobre el Brexit… La pregunta ‘¿quién ganará?’ ha estado presente en estos casos con una intensidad sin precedentes.

Romper la barrera del tiempoFor Honor, el esperado videojuego de acción y combate cuerpo a cuerpo de Ubisoft, está disponible desde hoy  para PlayStation 4, Xbox One y Windows PC. En palabras de Elena Ruiz, Brand Manager de For Honor, «estábamos deseando que los jugadores pudieran ponerse a los mandos de esta nueva franquicia, sobre la que hay ya una gran expectación gracias a las innovaciones que aporta al género. Este es el caso de El Arte de la Batalla, un revolucionario sistema de combate diseñado para recrear con una autenticidad sin precedentes los duelos de espada».

Implicación personal

Romper la barrera del tiempo 1Para Jorge Carrión, crítico en The New York Times y experto en cultura pop y Marc Gener, investigador del CSIC, especializado en arqueo-metalurgia y armas medievales, «traslada a otro ámbito toda esta energía mental. Porque la lectura de cómics, la visión de una película o la vivencia de una campaña electoral son experiencias sobre todo intelectuales. Un videojuego, en cambio, implica también la mano, los tendones, los músculos. Aunque For Honor sea en tercera persona, el control del personaje conlleva una implicación personal. La pregunta ‘Who would win’, por tanto, adquiere un giro hacia el yo».