La isla de Mallorca cuenta con el puerto deportivo más moderno del Mediterráneo gracias a la reforma de Philippe Starck en 2012: Port Adriano.

Tener en propiedad un barco es el culmen de la exclusividad, y aún más si lo ‘aparcamos’ en Port Adriano. Al sudoeste de la bahía de Palma, en el municipio de Calviá, se levanta sobre aguas cristalinas el puerto deportivo más moderno del Mediterráneo.

Culpa de ello la tiene el arquitecto francés Philippe Starck, que en 2012 remodeló la instalación, originaria de 1974. Con una inyección de 90 millones de euros construyó una oda marítima de 25.000 m2 donde tienen cabida yates con un límite de hasta 100 m de eslora. En Port Adriano no falta ningún detalle: permite repostar en el mismo amarre y cuenta con una lanzadera para la tripulación e incluso conexión Wi-Fi. Además, tiene habilitada un área técnica con empresas que cubren todos los servicios de mantenimiento de la embarcación.


Port Adriano: estilo y exclusividad a toda velaDIVERSIÓN TODO EL AÑO

Port Adriano organiza eventos durante todo el año. Desde conciertos de Tom Jones, Hombres G o Gloria Gaynor a trial indoor, exposiciones de coches clásicos o festivales de comida callejera.


Pero la vida en Port Adriano no se limita al mar. En tierra se asienta una zona comercial de 4.000 m2 en la que no se hacen distinciones. «Port Adriano es exclusivo, no excluyente», repiten los propietarios. Hay tiendas de ropa con vestidos de 3.000 euros y zapatos de 800 euros junto a restaurantes con menús del día. En esa horquilla hay hueco para los negocios de yates, la cocina de autor o los locales especializados en productos de submarinismo y navegación y las escuelas de vela o buceo más prestigiosas de las islas Baleares. Port Adriano tampoco es ajeno a la realidad. A través de diversas actividades lucha por concienciar a niños y mayores en el cuidado del medioambiente. El puerto cunde con el ejemplo.

Más allá de Port Adriano, la isla ofrece rincones de una impresionante belleza, en los que descansar cuerpo y mente. Si el plan es de playa, no será difícil encontrar más de ocho calas para perderse en Mallorca. Y si no, en el puerto deportivo más moderno del Mediterráneo se puede encontrar cualquier cosa que necesitemos.