La vida es un continuo viaje. Hay que hacer hueco a cualquier pequeño detalle. El rumbo lo marca cada individuo, el destino -a veces indefinido- tiene que ser un lugar mejor del que se parte. Y siempre hay que estar preparado. No solo metafóricamente, también de manera material.

POR JESÚS CANO