¡Más madera! Objetos que no te imaginabas así

Sinónimo de nobleza y calidad, la madera vuelve a nuestras vidas en muebles, objetos de aseo personal, piezas de joyería y, por supuesto, en decoración.

Por JESÚS CANO 

Seguro que si necesitas unos grandes auriculares para aislarte con tu música y vas a una tienda a comprarlos no te los imaginas así. De madera. En Even sí lo han hecho. Diseñadores, ingenieros acústicos, técnicos y expertos en sonido han trabajado en ellos y consiguen aportar la elegancia del nogal a un producto siempre tan gris.

Una finura que se traslada a otros objetos insospechados, como el taburete All Wood de Hem, que como su propio nombre indica no limita la madera al respaldo de sentarse, sino que se extiende desde la base y el propio mecanismo de tornillo para regular su altura. Lo mismo sirve para la silla LWC de la marca Vitra que viene de la tradición de los años 40.

Con la madera también podemos cultivar nuestro cuerpo. Cuando se habla de bicicletas de madera nos remitimos a un pasado épico de grandes ciclistas arrastrando pesadas máquinas por los puertos frente a la tecnología de los vehículos actuales, pero Off Shore Wood Bike trabaja en Jijona (Alicante para desmentirnos esa idea). El cuadro tallado no impide la eficiencia.

El material que crece en los bosques también puede servir para camuflar en nuestro baño un precioso equipo de afeitado como el de Muehle Shaving o algo tan prosaico como una caja de herramientas de Poritz and Studio. Los daneses de Frama aportan elegancia a una curiosa cajonera piramidal que se distingue por estilo a los muebles de sus vecinos suecos. Y en él, se pueden guardar las sortijas del joyero Trianon o el pisapapeles de David Linley