Una trufa por más de 200 euros; otras, cubiertas de oro y una tableta de 47 gramos por 300 euros. Estos son los 3 chocolates más caros del mundo. En Código Único te contamos qué tienen para alcanzar valores tan elevados.

Por AINHOA PASTORLos chocolates más caros del mundo: la trufa

LA MADELINE AU TRUFFLE

Obra del maestro chocolatero danés (afincado en Estados Unidos) Fritz Knipschildt La Madeline Au Truffle está reconocido por la revista Forbes y por el Libro Guinness de los Records como el chocolate más caro del mundo: su precio es de 210 euros por 42 gramos, que esconden exclusivos y variados secretos. A saber: una auténtica trufa francesa de Perigord (que cuesta unos 850 euros el medio kilo), envuelta en una ganache hecha con un 71% de chocolate negro ecuatoriano mezclado con crema fresca que, previamente, ha sido infusionada con vainas de vainilla y aceite de trufa italiano. Y por encima, un baño de chocolate negro de Valrhona y envoltura de oro. Cada pieza es hecha a mano previo encargo con un plazo de 14 días y tiene una vida útil de 7 días, puesto que la trufa del interior es un producto fresco. Por cierto, el chocolate más caro del mundo no se elabora en Bélgica ni en Suiza, sino en Norwalk, Connecticut, EE.UU.


 

Los chocolates más caros del mundo: TOAKTO’AK VINTAGE EDITION / COGNAC

Es el primer chocolate del mundo madurado durante 3 años en una barrica de coñac de roble francés de 50 años. Es chocolate ecuatoriano 100% puro y 47 gramos de este manjar cuestan 300 euros, precio que lo convierte en uno de los chocolates más caros del mundo. Viene con una pinza de madera, para que al degustarlo su sabor no se contamine con las posibles sustancias alojadas en los dedos de las manos.


Los chocolates más caros del mundo: Delafee

 

DELAFÉE

Su secreto para colarse entre los chocolates más caros del mundo reside combinar dos productos atractivos para los amantes de la exclusividad y el lujo: chocolate suizo y el oro. Llevan produciendo desde 2004 piezas realmente únicas de chocolate que luego bañan en oro comestible. Sus trufas de chocolate Grand Cru del Ecuador están recubiertas de hojas de oro de 24 quilates joyería y tienen un precio de 50 euros la pareja, o de 138 euros en la caja de ocho.