La compañía londinense Seymourpowell ha presentado su proyecto ‘First Spaces’, basado exclusivamente en la instalación de suites privadas en los aviones comerciales -en detrimento de los asientos-.

Ideado para un Airbus A380, el avión de pasajeros más grande del mundo, las cabinas satisfacen la necesidad de los pasajeros amantes del lujo, aquellos que buscan un vuelo de larga distancia cómodo, tranquilo y sin molestias de ningún tipo. En total, estará compuesto por cuatro habitaciones sencillas y dos dobles. Más que un aeroplano, parece un hotel de alto standing en el cielo.

Los habitáculos privados disponen de una cama tamaño King, una Smart Tv con pantalla gigante, un espacio para guardar el equipaje, una sala, una compartimento para la ropa y una mesa. Además, dispone de una tableta que le permite a los clientes controlar la posición de los asientos y la iluminación, así como navegar por la red y pedir comida.

Cada espacio usa una paleta de colores neutros, con diversas opciones de decoración de interiores. De este modo, facilita a las compañías aéreas el diseño de las cabinas según los gustos de cada cliente.

Un servicio innovador

First Spaces ofrece el Prescient Service, un servicio que se adelanta a las prioridades de los viajeros. Para ello utilizan el Smart Inflight Service System (SISS), un sistema tecnológico basado en la utilización de sensores en la cabina que proporcionan información sobre las preferencias de los pasajeros y, de este modo, ayudan a la tripulación a anticiparse a las necesidades de los pasajeros durante toda la travesía.

El proyecto fue nominado para el prestigioso premio Crystal Cabin 2016 durante la exhibición ‘Aircraft Interiors Expo’.

Una auténtica experiencia de primera clase.