La start-up Boom Technology, junto con el grupo Virgin, están trabajando para crear un avión comercial supersónico que alcance una velocidad de crucero de Mach 2.2. Es decir, viajar de Londres a Nueva York en algo más de tres horas… y con todas las comodidades.

«Los vuelos supersónicos llevan existiendo más de 50 años, pero no han sido suficientemente eficientes para un viaje comercial. Hasta ahora». Bajo esta premisa se presenta Boom Technology, la empresa que pretende retomar y revolucionar los aviones supersónicos. Para lograr objetivos de tal magnitud cuentan con el apoyo del fundador de Virgin, Richard Branson. El multimillonario inglés, que desde un principio se mostró interesado en invertir, colabora ahora en la investigación y desarrollo, cediendo para la causa los laboratorios de Virgin Galactic.

El futuro del lujo es supersónico 8El primer prototipo se lucirá por los aires a finales de 2017. Bajo el cariñoso apelativo de ‘Baby Boom’, el XB-1 Supersonic Demonstrator alcanzará una velocidad Mach 2.2 que, traducido al lenguaje coloquial, es un 10% más rápido que el desaparecido Concorde y 2,6 veces más raudo que un aparato comercial. De esta forma, se puede hacer Nueva York-Londres en tres horas y cuarto o Los Ángeles-Sidney en tan solo seis horas. En este nuevo jet privado solo habrá sitio para el piloto y copiloto, aunque es solo el primer paso.

Aeronaves para 44 pasajeros

El objetivo de este ambicioso proyecto es que los aeroplanos comerciales alcancen dicha velocidad para 2023. La compañía planea fabricar aviones con capacidad para 44 pasajeros con compuestos de fibra de carbono ligeros, que lo harán más silencioso y eficiente en el consumo de combustible.

El futuro del lujo es supersónico 1Según ha trascendido, los precios por billete en un viaje Londres-Nueva York oscilarán en torno a los 4.500 euros. «El mismo precio que actualmente se paga por un ticket en clase ejecutiva, pero en un tiempo mucho menor», recuerda Black School, fundador de Boom.

Parece que la idea no se va a quedar en un sueño. Hasta la fecha, el Grupo Virgin de Sir Richard Branson ha encargado 10 aviones por 1.700 millones de euros y un operador europeo ha adquirido 15 aviones por 4.400 millones.