San Valentín no entiende de especies. El amor es capaz de conquistar cualquier reino, incluso el animal.

POR VÍCTOR GODED