Con suelos que solo se pueden pisar con un calzado especial, una extraordinaria profusión de diamantes y pan de oro y un gusto más que discutible, el ático neoyorquino de Donald Trump, es una oda a lo excesivo. ¿Qué hará con él cuando se mude, el próximo 20 de enero, a la Casa Blanca?

POR ANAÏS OLIVERA

La sola existencia de este ático es la guinda que adorna el pastel del éxito inmobiliario de la familia Trump. Está en la conocidísima torre que lleva su apellido, en el 725 de la Quinta Avenida, en pleno centro de Manhattan, en un rascacielos de 58 plantas que figura entre los cien edificios más altos de Nueva York. Y, ahora mismo, es una de las visitas obligadas para los mitómanos de todo el mundo, que ansían ver cómo es el lugar donde ha vivido durante los últimos años el 45º presidente electo de los Estados Unidos.El lujoso ático neoyorquino de Donald Trump 5La puerta de entrada, dorada y con diamantes, ya anuncia lo que está por venir tras ella: un delirio de dorados, frescos en los techos, ángeles, alfombras y entelados interminables, lámparas de araña y un lujo por el lujo que, desde luego, está muy lejos del minimalismo. Barroquismo es quizá la palabra que mejor lo define, un Versalles en mitad de la Gran Manzana.El lujoso ático neoyorquino de Donald Trump 1De todas las estancias, una sala llena de espejos es la que más llama la atención, así como otra que tiene una fuente central. Pero son los ventanales y las vistas de Manhattan lo que hipnotiza a la pocas visitas que el matrimonio Trump recibe en su casa.

Unas visitas que deben ponerse a la entrada un calzado especial, que les proporcionan los anfitriones con toda naturalidad, que protege el suelo.El lujoso ático neoyorquino de Donald Trump 2Pero no solo es el ático de Trump el que rezuma lujo. Los espacios comunes del edificio, entre ellos el vestíbulo, están cubiertos con mármol rosa y, aunque algo más funcional, el lujo también está presente en cada rincón.

Según agencias inmobiliarias especializadas, el edificio, que también alberga las oficinas del magnate inmobiliario y presidente electo estadounidense, está valorado en 318  millones de dólares.El lujoso ático neoyorquino de Donald Trump 3¿Y a quién tiene como vecinos Trump en esta torre de marfil? Pues entre otros a Cristiano Ronaldo, que adquirió el verano pasado un apartamento en el edificio por 21 millones de dólares. O al príncipe Mutaib bin Abdelaziz Al Saud, de la familia real saudí, que pasa aquí largas temporadas.El lujoso ático neoyorquino de Donald Trump 5