Pinturas, joyas, coches y esculturas son unos de los objetos más caros jamás subastados. De ser unas auténticas reliquias al alcance de compradores muy selectos han llegado a convertirse en objetos de culto para los bolsillos más privilegiados. Y no precisamente por su antigüedad, sino por los altos precios por los que se han vendido en subasta.

Por OIHAN VITORIA

El mercado del lujo goza de muy buena salud. Y de eso saben mucho los coleccionistas que son capaces de desembolsar cantidades estratosféricas por un objeto de edición limitada, por un vestido de moda, por un animal de compañía o, incluso, por la comida más cara; como el famoso almuerzo con el empresario estadounidense Warren Buffett, que alcanzó la cifra de 3,46 millones de dólares en una subasta benéfica de 2012. En Código Único recopilamos algunos ejemplos de las pujas más inverosímiles de la historia. ¿Quién da más?


1. La obra ‘Desnudo, hojas verdes y busto’ de Pablo Picasso: 106,5 millones de dólares
Los 7 objetos subastados más caros de la historia 5Este óleo sobre lienzo de Pablo Picasso rompió todos los records. Es de largo la pintura más cara jamás subastada: la adquirió un comprador anónimo en 2010 por 106,5 millones de dólares. Paradójicamente, el artista malagueño la realizó en un solo día, allá por el año 1932. A esta obra le sigue otro ‘Picasso’ que también batió el récord al ser vendido por 70 millones de dólares.


2. Manuscrito de Leonardo da Vinci: 30,8 millones de dólaresLos 7 objetos subastados más caros de la historia 3El conocido como ‘Código Hammer’ del artista Leonardo Da Vinci se subastó en 1994 a cambio de 30,8 millones de dólares. Fue creado en el siglo XVI y cuenta con más de 72 páginas relacionadas a la astronomía, meteorología y cosmología de la época. ¿El dueño actual? El multimillonario y magnate de la informática Bill Gates, aficionado a adquirir los objetos más caros de las subastas en las que participa.


3. Diamante Wittelsbach: 23,4 millones de dólares
Los 7 objetos subastados más caros de la historia 2
35.56 quilates, un diámetro de 24,4 mm y una altura de 8,29 mm. Así es el diamante más caro del mundo, de origen español. La preciada joya pertenecía a la infanta Margarita Teresa, después de que Felipe IV se la regalara a raíz de su boda con Leopoldo I de Austria. A pesar de que esta extraordinaria gema fue subastada a cambio de 18,7 millones por un coleccionista en 2008, al final se vendió por 5 millones más.


4. La escultura ‘Artemisa y el ciervo’: 29 millones de dólaresLos 7 objetos subastados más caros de la historia 7A primera vista no llama la atención; de hecho pasa bastante desapercibida, aunque el precio por el que se adquirió es como para ponerse firme. En 2007, un particular pagó 29 millones de dólares por esta pieza de arte elaborada durante la era romana. La estatua fue descubierta en 1920 y, en principio, fue tasada en 7 millones.


5. Violín Stradivarius: 16 millones de dólares

Los 7 objetos subastados más caros de la historia 8¿Un asunto de mística musical o de amor a lo antiguo? Sea como sea, el violín ‘Mcdonald’ es uno de los objetos más caros jamás antes subastado. Hecho por Antonio Stradivari en 1719, estableció un récord mundial por ser el instrumento musical más valioso, gracias sobre todo a su innovador diseño y su impecable conservación. Se vendió a través de Internet a cambio de 16 millones de dólares.

6. Ferrari 250 Testa Rossa: 12,2 millones de dólaresLos 7 objetos subastados más caros de la historiaNo es ni de lejos el que más caballos o mejores prestaciones tiene, ni tan siquiera el más estable, pero sí es el más deseado por el sector automovilístico. En una subasta de RM Auctions y Sotheby’s, un particular pagó 12,2 millones de dólares por esta reliquia de 1957 diseñada por el italiano Sergio Scaglietti. El precioso Ferrari ganó 10 de los 19 premios internacionales en los que compitió entre 1958 y 1961, lo que lo constituyó como uno de los objetos más caros de la historia.


7. La pelota de béisbol de Mark McGwire: 3 millones de dólares

Los 7 objetos subastados más caros de la historia 6

Es redonda, blanca y está cubierta de dos capas de piel. Su aspecto es la de otra pelota cualquiera, pero su valor emocional es incalculable. La bola de béisbol con la que Mark McGwire llegó a su home run número 70 es la más valiosa del mundo actualmente. El reconocido dibujante Todd McFarlane pagó algo más de 3 millones de dólares por ella en 1999.