Los niños traviesos de Europa temen lo que ocurra en la noche del 5 de diciembre. El Krampusnacht toma las calles antes de la Navidad y… ¡pobres de los que se hayan portado mal!

Por CÓDIGO ÚNICO

Cuernos retorcidos de cabra, cuerpo peludo, colmillos puntiagudos, rostro terrible, ojos sangrientos, cadenas herrumbrosas y cencerros para asustar a los curiosos y una vara en la mano para golpear a quien se lo merece.

El Krampus tiene el aspecto de un fauno diabólico y forma parte de la mitología de los países del centro de Europa y también del norte de Italia. Su aparición en las calles de los pueblos inaugura la época navideña. La noche del 5 de diciembre, víspera de San Nicolás, en muchas regiones de Austria, Alemania, Hungría, Eslovenia, República Checa y el norte de Italia, grupos de personas disfrazadas de Krampus recorren las calles en una tradición ancestral.

Según la leyenda, durante esa noche –conocida como Krampusnacht–, el monstruo se lleva al infierno a los niños traviesos y allí los devora. A veces, al Krampus le acompaña San Nicolás, que, por el contrario, premia con caramelos y regalos a los que han sido buenos.