Se llama Joshua y vive en el estado australiano de Nueva Gales del Sur. Desde esta semana y gracias a una papeleta, es el dueño del exclusivo complejo hotelero Kosrae Nautilus Resort.

En 1994, el matrimonio Doug y Sally Beitz montaron el hotel de sus sueños y aparcaron sus respectivos trabajos. Después de 20 años, han decidido venderlo y regresar a Australia con sus hijos y nietos.

Para su traspaso, tuvieron la curiosa y efectiva idea de organizar una subasta en internet. Una apuesta global, ya que se despacharon más de 55.000 papeletas de 150 países diferentes desde mayo hasta el 26 de julio. Conclusión: 2.450 millones recaudados.

El ‘Gordo’ se lo llevó el número 44.490. Joshua únicamente se gastó 44 euros para convertirse en el nuevo propietario de Kosrae Nautilus Resort, emplazado en la isla de Kosrae -de 6.500 habitantes-, la segunda más grande de los Estados Federados de Micronesia. «Un paraíso tanto para buceadores como para aventureros, con las mejores playas de arena blanca de Micronesia», como se describe en la página web.

Sin deudas

El complejo hotelero se compone de 16 exclusivas habitaciones, equipadas con dos camas dobles, una nevera, minibar, cafetera / tetera, TV por cable con 26 canales, aire acondicionado, wifi, electricidad y calentadores de agua solares y servicio diario. Además, dispone ocho vehículos, un restaurante acondicionado y una cuenta bancaria corporativa con un saldo positivo de 9.096 euros, según el diario ‘New Zealand Herald’.