Pacharán Zoco, la marca navarra, continúa con las celebraciones de su 60 aniversario. En esta ocasión, presenta una Edición Limitada 60 Aniversario de su botella que, además de incluir el logo que rememora las seis décadas de su comercialización, homenajea al juego en el que siempre ha estado presente: El mus.

Porque pocas cosas hay que unan más a familia y a amigos que una buena sobremesa o un juego de cartas, Zoco ha querido presentar un diseño de botella exclusivo, firmado por Heraclio Fournier, especializado elaboración de naipes.

En palabras del marketing manager de la firma vitoriana, Diego Ruiz de Gauna, «este proyecto ha sido un reto desde el principio. Ambas compañías compartimos los mismos valores, la misma tradición por las cosas bien hechas y, sobre todo, los mismos momentos de uso de nuestros respectivos productos. Ambos estamos asociados a un momento de diversión con los amigos y a una sobremesa en buena compañía y muchas veces, no hay el uno sin el otro».

Un mus con pacharán 1Precisamente, la etiqueta de esta edición limitada recuerda el reverso de uno de ellos, incluyendo los símbolos de los diferentes palos de la baraja española; oro, copas, bastos y espadas, porque para Fournier «Emparejarnos con una marca como Zoco es al mismo tiempo un orgullo y una gran responsabilidad. Teníamos claro que el diseño se debía componer de varios ingredientes: una gran tradición, profundo respeto por ambas marcas y una buena dosis de juego y diversión. En estos proyectos, como en el mus, hay que tener una buena pareja de juego, y desde Fournier no podríamos haber encontrado una mejor».

Asimismo, a lo largo del 2016, Zoco promoverá diversos torneos de mus a nivel nacional, que derivarán en semifinales regionales y en una gran final que se celebrará el próximo mes de octubre, en el Palacio de la Condesa de la Vega del Pozo, considerado patrimonio histórico, en Dicastillo (Navarra), adjunto a las bodegas donde se elabora la bebida.

Un mus con pacharán 2La esencia de Zoco es la tradición, su cercanía al consumidor y su calidad, con una personalidad de marca desenfadada y sencilla, fuera de las modas pasajeras. El trabajo de Zoco destaca porque el 100% de las endrinas que emplea en su elaboración son 100% navarras, lo que permite su recolección en el grado óptimo de maduración, obteniendo un impresionante color y aroma.

Además, Zoco está amparado por la indicación geográfica de ‘Pacharán Navarro’, lo que supone cumplir con todos los requisitos de calidad: materias primas, método de producción y realización de todo el proceso en Navarra.

Un poco de historia

El Pacharán ya formaba parte de los navarros en la Edad Media. Era una de las bebidas protagonistas en las celebraciones importantes de la época, como las bodas de la realeza, y también era utilizada por miembros de la Corte debido a sus propiedades medicinales. La Reina Blanca de Navarra, por ejemplo, tomó este licor con fines curativos al enfermar en el Monasterio de Santa María de la Nieva, en el año 1441.

Un mus con pacharán 3Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX cuando empezó a emplearse el término “Pacharán”. En ese momento, la presencia de pacharaneras vendiendo endrinas en los mercados de Pamplona se convirtió en algo habitual. Y también era utilizado para dolencias de estómago y como digestivo, tomándose como jarabe en las familias.

En 1816, la familia Velasco se dedicaba ya a la destilación de alcoholes en la localidad de Viana, Navarra. En 1956, Ambrosio Velasco comercializó la primera marca de pacharán: Pacharán Zoco.

En los años 90 la fabricación de este pacharán tan especial se traslada al Palacio de la Condesa de la Vega del Pozo. A día de hoy, pacharán Zoco produce en este emblemático entorno todas sus botellas, que encierran la esencia de casi un siglo de historia.