Grupo La Máquina pone en marcha su proyecto más personal: El Jardín de La Máquina

Una antigua casa de campo acoge -a pocos minutos del centro de la capital- un espacio que ha conseguido transmitir de forma impecable el aire rústico y campestre, la vuelta a lo sencillo, al ‘menos es más’, a lo auténtico. El ‘Jardín de La Máquina‘ ha sido creado y diseñado con la intención de regresar al origen, una casa familiar de veraneo en la que se celebran largas comidas y reuniones de amigos. Una casa llena de gente.

La finca original era la casa de veraneo de una familia, que con el paso de los años había perdido su estructura inicial y, con ello, el encanta que tenía. Fue entonces cuando se decidió volver al estado principal y abrir grandes ventanales y aportar estructuras que dotaban al espacio de un encanto muy especial.

 1Decorada por el estudio de interiorismo Cousi con materiales naturales y elementos comprados en mercadillos de antigüedades de Europa, huye de estridencias y reinventa objetos clásicos del campo como elementos principales de la decoración.

‘El Jardín de La Máquina’ respira naturaleza por cada uno de sus ambientes. En la entrada una parra invita a disfrutar de una agradable terraza con una hoguera en el centro. La zona principal está presidida por una barra principal. A su alrededor se van formando diferentes estancias que comparten elementos en común, pero creando diferentes espacios.

El porche de la casa se ha conservado y reformado, incluyendo una preciosa chimenea traída de Francia, que dará calor en los días más fríos y crea con sus vistas al jardín un contraste maravilloso.

El jardín, que da nombre a la casa, es una de las zonas más especiales. Presididas por un largo y rodeados de olivos, cuenta con una gran vegetación salvaje como el tomillo y la lavanda, que harán las delicias de los amantes de la naturaleza. Cabañas dispuestas con bancadas para tomar unas copas con amigos a la luz de la hoguera. Gazebos de cristal, madera y metal, con mesas redondas en el medio que crean reservados en el jardín o en la zona de penínsulas de madera sobre el lago. Sin duda, será una de las zonas más deseadas. Una cocina vista con barbacoa o una zona de niños, en la que se podrán encontrar juegos tan entrañables como la rayuela, son solo algunos de los rincones que acoge este oasis.

 1Todo el mobiliario es de ratán, lamas de madera, colores muy neutros (tonos azules grisáceos o beiges) para crear un lugar lleno de sensaciones y disfrutar a cualquier hora del día.

Como en cualquier casa acostumbrada a recibir gente, las veladas se alargan hasta la noche convirtiéndola en una improvisada pista de baile. En ‘La Máquina’ han querido incluir este espacio a través de una terraza cubierta para poder bailar al ritmo de los mejores DJ.

Para los más pequeños (y más grandes), ‘El Jardín de La Máquina’ ha dispuesto una zona de recreo para ellos, una casa de campo en miniatura, con niñeras y Play Station, películas y muchas chuches, para que hacer que ningún niño tenga que estar pendiente de sus padres durante su visita.

Excelencia culinaria

 1Siguiendo la estela marcada por sus locales hermanos, presenta una cuidada carta basada en la calidad del producto y la cocina tradicional. Destacan los arroces, pescados y mariscos de las lonjas españolas, así como las carnes nacionales.

En su carta encontramos platos tradicionales y ya afamados del Grupo como la ensaladilla rusa, el pulpo a la brasa, etc. La máxima calidad de las materias primas con una máxima premisa: ‘Hacemos lo bueno como ya no es costumbre’.

Como novedad se incorporan platos con huevos de pollita de corral fritos con puntilla y pisto, Rib Eye (centro de chuleta de vaca de 6-9 años), Paccheri all’arrabbiata con gamba roja, cigalitas y mejilloncitos o tartar de sashimi de ventresca de atún rojo con tostaditas de coca de algas. Además, se pueden pedir gambas -blancas y rojas- o cigalitas, ofrecidas en ración de cuarto, medio o kilo.

Un negocio familiar

El Grupo de restauración La Máquina, con más de 33 años de tradición, nació con el objetivo de defender la calidad de las materias primas y la cocina bien elaborada. Siempre guiados por esa máxima, han conseguido abrir y mantener con gran éxito 14 locales en Madrid.

Es un negocio familiar, dirigido y gestionado por la familia Tejedor -con Sergio Tejedor como director general del grupo-, que ha sabido cuidar cada detalle de sus establecimientos y del proceso de cocina para representar propuestas gastronómicas muy demandadas en la ciudad.

Un culto al buen gusto, a materias primas de alta calidad en cuyas mesas se fraguan amistades, negocios y buenos momentos. Es ese espíritu familiar el que se respira en cada uno de los rincones del nuevo hogar de La Máquina. Siempre buscando la medida exacta entre la gastronomía de más alta calidad con espacios que invitan a vivir grandes experiencias.