Las delicias más dulces de la Semana Santa

Pocas cosas nos gustan más que endulzar las fechas señaladas. Como los Santos, la Navidad o los Carnavales, la Pascua también viene cargada de azúcar. Por eso te contamos los secretos de los mejores dulces de Semana Santa.

Semana Santa 2018: los mejores planes están aquí

Por ISMAEL PÉREZ

Pónganse ropa ensuciable, colóquense el delantal y llenen la cocina de harina, cajas de leche, ralladuras de limón y paquetes de azúcar. Preparen la sartén y batan los huevos…o si no se quiere complicar, vaya directamente a la pastelería de confianza. Adiós a la vida sana, los dulces de Semana Santa están aquí para no rechazarlos.

La tradición manda y las torrijas son las reinas de estas fechas. Famoso en todo el país quizá por su sencilla elaboración y una tabla de ingredientes que permite aprovechar ese pan que sobra. Aunque si eres andaluz, quizá optes por los pestiños, y si te gusta dar un toque internacional, los buñuelos y las hojuelas son una tradición compartida con Latinoamérica.

La influencia en dulces de Semana Santa también llega de Europa, con los huevos de Pascua seduciendo a los amantes del chocolate. Tienen, como las monas de Pascua, gran aceptación en el litoral mediterráneo, especialmente en Cataluña.

Claro que el postre redondo está en las rosquillas de anís y en los roscos fritos. Y en el norte, donde todavía la primavera no acaba de abrirse paso y se necesita más contundencia gastronómica contra el frío, triunfa la leche frita o la marañuela asturiana.