¡Aquí sí que hace frío! Los lugares más gélidos del planeta

En la estepa siberiana o en los lagos canadienses no se impresionan de nuestras olas de frío, termómetros que registran números gélidos históricos y atascos por la nieve. Estos son los lugares habitados más fríos del planeta Tierra. ¿Cómo es vivir a 45ºC bajo cero?

Por ISMAEL PÉREZ

Oymyakon, Rusia

Está considerado como el pueblo más frío del mundo. Y contra lo que se pueda pensar, no está en lo alto de una larga montaña, sino a 741m sobre el nivel del mar, la altura de la meseta castellana. Su temperatura media un 9 de enero es, por ejemplo, 41 grados bajo cero, llegando a picos de -47ºC, aunque, eso sí, sin aire. Nada comparado a los -71ºC que llegaron a alcanzar en 1924. Este municipio de la República de Sajón se dedica a la minería, la caza y la pesca y a la hora de hacer sus necesidades no les queda más remedio que hacer un agujero en la nieve, ya que las tuberías se congelan y no permiten tener un baño.

Verjoyansk, Rusia

Si Oymyakon es gélido, en los alrededores el tiempo no puede ser espléndido. A 650km en línea recta por la estepa rusa se encuentra esta localidad de 1.300 habitantes, también situada en la enorme región rusa de lo que fue durante la URSS la República de Sajá. Aunque en julio pueden llegar a 24 grados de máxima, lo habitual en enero es vivir a 45 grados bajo cero, una broma frente a los -67ºC que el termómetro registró a finales del siglo XIX. Como en el anterior municipio, la mayoría de sus habitantes son yakutos, un pueblo de origen mongol dedicado a la caza, la pesca, la cría de caballos y ganado que tiene su propio idioma.

Estación Vostok, Antártica

Aunque fue fundada por la URSS en los 50, la estación de Vostok no pertenece a la jurisdicción de ningún país. Es una estación científica controlada por Estados Unidos, Rusia y Francia, por donde pasan especialistas a vivir unos meses en el punto más al Sur de la Tierra, en el que el 21 de julio de 1983 se registró la temperatura más baja que se conoce en el planeta: 89 gélidos grados bajo cero. Sí, allí el frío está en nuestro verano. Mientras en agosto el sur de Europa disfruta de las playas, allí alcanzan de media los -68ºC, lo que hace de enero su mes más suave, tan solo unos ‘calurosos’ -27ºC.

Yellowknife, Canadá

Yellowknife, el cuchillo amarillo, acoge a 23.000 habitantes junto al Gran Lago del Esclavo a 200m sobre el nivel del mar. Curiosamente, cuando más nieve cae en esta localidad que vive de las minas, primero de oro y después de diamantes, es noviembre, cuando alcanza los 36cm. Pero el máximo frío se siente en la piel entre diciembre y febrero, siempre por debajo de los -25ºC. A cambio de tal sufrimiento ofrece unas excelentes auroras boreales.

Fairbanks, Alaska, EEUU

Con un nombre que evoca el mismo frío de la película o la serie Fargo, pero en la alejada Alaska, este municipio de 34.000 habitantes es la principal referencia urbana en el interior del estado mas septentrional de Estados Unidos y la segunda ciudad de Alaska. En este municipio de buscadores de oro viven a una media de 28 grados bajo cero en enero.

Dudinka, Rusia

De vuelta a Rusia, el país del frío por excelencia. Dudinka vive a una media de -26C con el récord en -56ºC. Su puerto fluvial le convierte en un destino en el que todavía aguantan 22.000 personas pese a su caída continúa de población. Esta localidad al norte del país se sitúa en el Distrito de Krasnoyarsk Krai y además de vivir de lo que entra por el río Yenisei disfruta del hielo en su pequeño pabellón de hockey.

Winnipeg, Canadá

Precisamente el hockey hielo es el deporte por excelencia y los Winnipeg Jets el orgullo de esta ciudad de más de 600.000 habitantes que vive con una temperatura media inferior a los -12ºC desde enero a febrero, aunque compensa las gélidas temperaturas en agosto llegando a los 25 grados. Es entonces cuando ya se ha derretido la nieve que utilizan para crear arte en el Festival Voyageur de figuras en la calle.”Lo de antes sí que era frío”, pueden decir también los abuelos de Winnipeg. Y eso mismo habrían escuchado a su vez a sus abuelos. En 1879 alcanzaron los 47 grados bajo cero.

Ulán Bator, Mongolia

Lo de la capital mongola en el ranking de los sitios gélidos tiene aún más mérito, ya que acoge a 1,4 millones de habitantes a 1.300 metros de altitud que viven de media en este mes con 21 grados por debajo de 0 y han llegado a hacerlo a -42ºC. Ullán Bator se fundó en el siglo XVII como un centro de monasterios budistas y se compone de amplias avenidas y plazas de estilo soviético y torres residenciales de hormigón.

Harbin, China

Es, de largo, el lugar más poblado de la lista, con más de 10 millones de habitantes que soportan temperaturas de hasta 38 bajo cero y una media de -24 en enero. En estas fechas es famoso por su festival de la escultura de hielo de la que se hacen eco medios de comunicación de todo el mundo por sus enormes figuras de colores. Harbin es también una de las ciudades con más interés turístico de China, Ciudad de la Música para la Unesco y candidata a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010, los que finalmente se celebraron en Vancouver. ¡Con ese frío!

Chong Gang, Corea del Norte

En los dominios de Kim Jon-Un, frontera con China, se encuentra este municipio de 33.000 habitantes de la provincia de Chagang, en el que han llegado a tocar los gélidos 37 grados bajo cero en invierno y sobre cero en verano, en plena temporada de lluvias.