La cosa più bella del mundo

Karl-Friedrich Schaufele es un apasionado de los coches de colección. Y de las carreras. también es copresidente de Chopard. Y todas esas pasiones las une en la Mille Miglia, la prueba del motor más bella del mundo.

Es «la cosa più bella del mondo». Una carrera de coches, sí. Pero no una cualquiera, sino una reservada a modelos de época que hayan competido en alguna de las carreras históricas que tuvieron lugar entre 1927 y 1957.

La tradición de reunir a esos coches de época nació en 1988 con un único objetivo: recorrer las mil millas (alrededor de 1.600 kilómetros) que separan las ciudades italianas Brescia de Roma.

En la edición de este año, la participación ha sido de récord, más de 400 equipos. Y Chopard ha sido, como en los últimos años el cronometrado oficial y patrocinador principal, en una demostración de que la unión de la casa relojera con los automóviles no es flor de un día.