¿Cuántos caballos son necesarios para que un vehículo se convierta en un derroche de potencia? ¿1.360? Esa es la cifra que alcanza el nuevo Koenigsegg Agera RS1, el modelo más potente del mundo, que acaba de ser presentado en el New York Auto Show.

Por Ainhoa Pastor 

Ha sido la estrella del Salón del Automóvil de Nueva York. El vehículo que más flases ha recibido y el que más suspiros ha levantado. Se trata del Koeningsegg Agera RS1, el Agera definitivo antes de que el Regera le tome el relevo. Pero hasta entonces, este será el vehículo más potente del mundo, con un kit de potencia salvaje y unas aplicaciones aerodinámicas que mejoran el downforce y la efectividad del vehículo tanto en zonas reviradas como en tramos de altísima velocidad.

Si en el exterior el Agera RS1, realizado íntegramente en fibra de carbono, es espectacular, bajo el capó este diseño del sueco Christian von Koenigsegg es una auténtica bestia: su motor V8 biturbo de cinco litros alcanza los 1.360 CV y está asociado a una caja de cambios automática de siete velocidades. Con 1.394 kilos de peso, acelera de cero a cien en 2,8 segundos y alcanza los 300 km/h en apenas 12,3 segundos.

El arsenal tecnológico que esconde en su interior le permite ser rapidísimo en rectas y también muy efectivo en tramos revirados. Pero, además, el Koeningsegg Agera RS1, tiene un equipamiento de superlujo: climatizador, asientos eléctricos, pedales ajustables, navegador…

Una experiencia radical para el circuito y para la carretera. Por si te lo estás preguntando, su precio no ha sido revelado, pero ¡qué más da!: los 25 Agera RS que tiene previsto montar el fabricante sueco ya están más que vendidos.