Jaguar E-Pace: el cachorro de la manada

El Jaguar E-Pace es el modelo más pequeño de la firma de origen británico, pero llega para convertirse en la estrella de Jaguar y, con total seguridad, en uno de los automóviles más deseados de los próximos años. En Código Único lo hemos probado.

Por PEDRO BERRIO

Mide 4,39 metros de largo, tiene la silueta más deportiva de los SUV de este segmento y los rasgos de un verdadero Jaguar. Atractivo no le falta. Ni por fuera ni por dentro. Y tiene ese aire sofisticado pero sin estridencias de las cosas bien hechas.

El nuevo Jaguar E-Pace está realizado sobre la plataforma del exitoso Range Rover Evoque y sus dimensiones son muy parecidas (incluso el maletero tiene casi la misma capacidad, 577 litros), aunque el E-Pace ofrece un poco más de amplitud interior y mayor sensación de holgura gracias a una superficie acristalada más generosa que le aporta mayor luminosidad.

Además de una presentación interior con más opciones de personalización en cuanto a colores y materiales que su hermano mayor, el F-Pace, el nuevo cachorro de Jaguar cuenta con muchas soluciones que hacen la vida a bordo más fácil. Hay infinidad de huecos para dejar todo tipo de objetos, dispone de cinco puertos USB y de un sistema multimedia con una enorme pantalla táctil, y admite la conexión wifi de hasta ocho dispositivos. También puede tener la práctica Activity Key, la pulsera impermeable y antigolpes apta para practicar todo tipo de deportes, que actúa como mando a distancia y permite bloquear el coche con solo apoyarla sobre el logo del portón trasero.

Jaguar E-Pace: el cachorro de la manada

La gama de motores incluye dos de gasolina con 250 y 300 caballos y tres diésel de 150, 180 y 240. La tracción es total en todos los modelos salvo en el diésel pequeño y el cambio puede ser manual de seis velocidades o automático de nueve, con lo que las posibles combinaciones de motor, cambio y tracción son muchas.

Como todo Jaguar, el E-Pace tiene el carácter deportivo de los modelos de la marca: las suspensiones son más bien firmes, pero cómodas, y los reglajes de la dirección y toda la electrónica le otorgan una extraordinaria agilidad, a lo que también ayuda su compacto tamaño.

La versión más asequible (diésel de 150 caballos y cambio manual) cuesta 37.450 euros. Pero para los más caprichosos está la First Edition: dos modelos (diésel de 180 CV y gasolina de 250 CV) con un equipamiento a tope a partir de 66.750 euros.