La plataforma de mensajería por antonomasia permitirá a las empresas comunicarse con los más de 1.300 millones de usuarios activos que tiene la aplicación de una forma sencilla y rápida. WhatsApp Business pretende ser la puerta de entrada a la ansiada monetización que busca la aplicación.

Por OIHAN VITORIA | Foto: Ingvar Björk / Alamy Stock Photo

Ya es oficial. No contenta con su éxito como aplicación de mensajería instantánea, WhatsApp ha decidido adentrarse en el mundo empresarial con el fin de revolucionar el trato entre marcas y negocios: no podía quedarse de brazos cruzados siendo el método de comunicación móvil por excelencia. Así lo ha desvelado en un artículo de su blog. Gracias a WhatsApp Business levanta el veto histórico impuesto a las empresas, y a partir de ahora será posible la comunicación entre compañías y clientes a través de ella.

El principal objetivo es conseguir que las marcas, fabricantes, negocios e, incluso, profesionales puedan comunicarse de manera fácil y directa con sus clientes a través del servicio B2C. La aplicación será totalmente gratuita para pymes y usuarios, aunque las compañías más grandes tendrán que pagar un coste aún desconocido.

WhatsApp Business llega para conectar empresas y clientes

DCPhoto / Alamy Stock Photo

Cuentas verificadas y máxima protección

Del mismo modo que ocurre con las cuentas verificadas de Facebook, Twitter o Instagram, los clientes de WhatsApp Business descubrirán al instante si están chateando con la empresa oficial o no. ¿Cómo? Las empresas que se adhieran a este nuevo servicio portarán en su perfil una insignia verde, la cual se pondrá en color amarillo para indicar al usuario que está ante un perfil verificado. Perfiles que podrán bloquear cuando quieran, ya que WhatsApp no quiere que la plataforma se convierta en un nido de comunicaciones indeseadas de empresas a usuarios, y viceversa.

A cambio de la verificación, WhatsApp Business promete tener en cuenta las diferentes necesidades de cada compañía. No en vano, cada empresa deberá facilitarle ciertos datos relativos a su actividad: documentos que acrediten que esos datos son legales en sus países de origen, la dirección de la compañía y el número de teléfono por el que operará en la app.

¿Qué tipo de empresas podrán beneficiarse?

Prácticamente todas, aunque WhatsApp quiere hace especial hincapié en que sean empresas que venden por Internet —como por ejemplo compañías aéreas o tiendas— y pueden dar un servicio posventa o, incluso, integrar pagos dentro de la aplicación. En principio solo estará disponible a modo de prueba con ciertas empresas elegidas a dedo, aunque las cuentas verificadas irán llegando de manera progresiva: la primera en estrenar este servicio será la aerolínea KLM.

El usuario pregunta, la empresa responde

En definitiva, la nueva herramienta ofrece ventajas para ambos bandos, pero sobre todo para la empresa estadounidense —propietaria de Facebook—, ya que las grandes empresas pagarán por hablar con sus clientes. Razón por la que diversos analistas tecnológicos consideran que Mark Zuckerberg ha encontrado su solución para rentabilizar WhatsApp, la puerta de entrada a su financiación, su gran quebradero de cabeza durante los últimos años.

Y es que una vez fidelizados a los usuarios, las compañías podrán ofrecer servicios adicionales —información permanente, notificaciones importantes, últimas horas, alertas, atención al cliente…— o realizar campañas específicas con ellos, con la seguridad de que siendo su target potencial tendrán un impacto importante. Horarios de vuelos, confirmaciones de entrega de pedidos, actualizaciones… WhatsApp Small and Medium Business proporcionarán a las empresas estadísticas sobre la interacción con los usuarios y una base de datos de clientes potenciales. Asimismo, permitirá programar mensajes y fijar horarios de trabajo, como en las demás redes sociales.