Andreas Melbostad se ha inspirado en las imágenes en blanco y negro de Irving Penn de los años 1950-1951 recogidas en el libro ‘Small Trades’ para la colección de primavera de Diesel Black Gold. El fotógrafo americano recorrió París, Londres y Nueva York para inmortalizar a distintas personas en sus ropas de trabajo: desde un carnicero a un pescadero, pasando por obrero o un deshollinador.

Manteniendo la actitud de Diesel Black Gold basada en la estética urbana y funcional, la influencia de la ropa de trabajo se ha reinterpretado para ser integrada en el nuevo uniforme urbano. La actitud masculina de la colección se suaviza por la paleta de color que, además del negro, el índigo y el blanco, incluye azul pálido, rosa y caqui.

Redescubriendo las raíces vinculadas a la ropa de trabajo el tejido denim adquiere un rol protagonista en la colección.  En rayas azules y blancas se crea para dar forma a cazadoras con bolsillo delantero y pantalones baggy como propuesta de silueta de la temporada. Correas y más bolsillos refuerzan la funcionalidad de las camisas de algodón.

Se añaden fornituras para dar un toque rudo a los pantalones en denim, que se combinan con camisas kimono -realizadas en piel o algodón- así como las camisas inspiradas en las chaquetillas  de los chefs y las icónicas camisas con bolsillo de los uniformes de obreros.

El toque sporty viene de la mano del nylon que se utiliza para relajar tanto los pantalones y pantalones cortos como las camisetas y camisas y cazadoras acolchadas.

La nueva sastrería incluye chaquetas cortas y entalladas combinadas con pantalones de cintura baja llevados por encima de la ropa interior.

Reforzando el espíritu funcional de la colección, el calzado incluye sneakers en canvas, botas de uniforme y  sandalias.

VER GALERÍA