Una figura alargada, con prendas ligeras y complementos versátiles, flexibles
y a la vez resistentes. Ese es el hombre que Louis Vuitton propone para esta temporada.

LA SILUETA. Alargada y esbelta, pero no demasiado ajustada, con pantalones y vaqueros slim. Así es la silueta de la nueva temporada, en la que la  camisa-cazadora se convierte en la prenda imprescindible. El resultado es una colección de estilo práctico y toque americano que se acerca a los años 50.

LA INNOVACIÓN. Las nuevas técnicas, los detalles y los tejidos lujosos juegan un papel importante en las colecciones masculinas. Este cuero superligero, que se combina con seda, tiene las costuras selladas haciendo completamente reversibles los abrigos, las cazadoras y las camisas.

EL BOLSO. El tamaño sí importa. El nuevo bolso Monogram de lona ofrece esta temporada una versión ultraligera, flexible y a la vez resistente. Gracias a su doble asa, puede utilizarse de forma vertical u horizontal y se pliega, además, como si fuera una bolsa.

LAS SANDALIAS. El espíritu viajero, tan presente en el ADN de la maison francesa, queda patente en estas sandalias deportivas, cuya suela de goma dentada se ha desarrollado técnicamente para ofrecer una sensación de comodidad absoluta sin renunciar al estilo. Perfectas para descubrir las junglas urbanas.