Individuos moviéndose dentro de una vibrante metrópolis que eligen la ropa para estar, vivir y representarse a sí mismos, mezclando formas y signos reconocibles de manera personal: es una colección tensa y penetrante que se deriva de una reflexión sobre el sentido actual de la identidad.

Estos looks definen de manera consistente y coherente el código y el contenido de Emporio Armani, que promueve un espíritu de pertenencia e invita a todos a ser ellos mismos.

La huella digital -impresa, bordada, grabada y prolongada para convertirse en tejido jacquard- y el águila estilizada son los elementos visuales que se repiten en un armario con elegantes formas de rendimiento, en la que las prendas se inspiran en ropa deportiva pero están hechas con materiales nobles. Detalles inesperados ponen de manifiesto la identidad de las prendas: parches metálicos con un toque militar y un sorprendente toque romántico de hojas bordadas con hilo reflectante.

Un sentido de modulos funcionales dominan la colección: bombers con volúmenes, abrigos y gabardinas se mezclan con pantalones rectos o pantalones con pliegues dobles que tienen un ajuste más suelto. Chaquetas construidas que tienen hombros curvados.

La paleta de colores es típica de Emporio Armani con azules marino, azul vaquero y los verdes urbanos combinados con grises, junto con toques de rojo, naranja y azul eléctrico que iluminan la colección.

La personalización como un medio para establecer la identidad es evidente en los accesorios: zapatos con cordones y sandalias, además de bolsos y mochilas con un toque contemporáneo.

VER GALERÍA