Aunque todavía quedan defensores de la silueta ‘slim’, la moda masculina lleva dirigiendo su mirada, desde hace ya algunas temporadas, en otra dirección.

Por Duarte Navarro

Elementos como la ‘bomber’, que muestran el poder del concepto ‘sport’ en la sociedad actual, nos hablan de una silueta más relajada e, incluso, de carácter ‘oversize’. Giorgio Armani es uno de los diseñadores que mejor parece haber entendido el concepto de que el hombre busca prendas que vayan más allá del pantalón pitillo y se ha erigido como uno de los estandartes de esta nueva revolución, con diseños bombachos que dotan de más volumen al cuerpo del hombre.

La moda está reivindicando una nueva masculinidad apoyándose en ‘machos alfa’ como los aventureros de principios del siglo pasado, buscando poner en valor otra vez el carácter más viril y recuperando estereotipos del pasado que poco tienen que ver con el chico sensible y delgado común hasta ahora. Bottega Veneta ha restituido esta iconografía en sus desfiles invitándonos a un viaje que nos acerca a los años 30, al estilo del ‘seductor dandy’. Lo mismo ocurre con Fendi o Salvatore Ferragamo, ambas marcas también con elementos de arte en homenajes velados a artistas como Picasso, Arp o Staël. Marni reinterpeta al hombre sacándolo de una película de Wes Anderson, sin olvidar su personalidad: la mezcla perfecta entre elegancia y excentricidad. Mientras, Diesel Black Gold se inspira en los uniformes de los trabajadores, una constante muy repetida también sobre la pasarela que nos habla de una moda que tiene más de utilitaria que de bella. Y es que, si cada década tiene su silueta, parece que, en esta, el remplazo ya está aquí.