La mayoría no llega a los 30 y no se le conoce otra ocupación más allá de la que muestran en sus redes sociales. Preferente, en Instagram. Pero algunos pueden llegar a tener los ingresos de un CEO y la capacidad de establecer qué tendencias se llevarán en cada nueva temporada. Son los llamados ‘influencers’ y se han convertido en los dictadores de la moda del siglo XXI.

Por A. LOBO

Si tiene usted más de 40 años, hay muchas probabilidades de que el fenómeno influencer le suene a chino. Pero para los menores de 35, el llamado público millennial, son gurús en cualquier ámbito que se precie: videojuegos, moda, decoración, gastronomía… En pleno siglo XXI, no hay tendencia que no tenga un influencer a la cabeza. Ahora bien, ¿qué son realmente?

En su mayoría, jóvenes nacidos en la era digital (millennials, por tanto), con una activa presencia en redes sociales y una credibilidad que es tan grande como followers (seguidores) aglutinan en sus perfiles online. Twitter, Facebook, Instagram y YouTube son sus principales medios de difusión y se mueven en ellos como pez en el agua. Si encima caen en gracia en alguno de ellos, pueden conseguir ingresos equiparables a los de un CEO.

¿Cómo? A través de las marcas, que han visto en estos jóvenes un nuevo y efectivo canal de difusión publicitaria para sus productos. Casas de todo tipo, como Uno de 50, Calvin Klein o Pull&Bear -por poner algún ejemplo-, destinan ya parte del budget reservado a publicidad a hacer promoción a través de influencers. Porque, aunque no lo parezca, consiguen hoy en día más engagement que canales tradicionales, como son la televisión o la radio. Sobre todo, las it girls del momento. Ya sabe: la actriz Paula Echevarría (que es capaz de hacer trendy y agotar en minutos cualquier prenda -económicamente asequible- que luzca en su Instagram), la periodista Sara Carbonero (ídem) o la también actriz Blanca Suárez (ídem); pero también la archipopular Dulceida (Aida Domenech), Gala Gonzalez o Lovely Pepa (Alexandra Pereira), por citar alguna. De profesión, todas ellas, influencer. Y si  bien es cierto que todas aseguran tener estudios, también lo es que viven de publicar fotos en Instagram o lanzar mensajes en Twitter. Y no ganan poco.

¿Cuánto? Depende. Hablar de dinero en público no es algo con lo que los influencers se sientan especialmente cómodos. Y es que, al parecer, las cifras por una sola publicación pueden llegan a alcanzar los 4 ó 5 dígitos si la legión de fans que llevan detrás supera los 500.000. Para muestra, un botón: en el programa ‘Al Rincón’ de Risto Mejide, Lovely Pepa confesó que había rechazado una campaña por la que le ofrecían entre 50.000 y 75.000 euros. Y Dulceida, que además de en cash cobra en especias, calculó un gasto de unos 500 euros mensuales solo en ropa.

¿Por qué? Porque las marcas se han dado cuenta de su capacidad de influencia (de ahí su nombre). Un poder que está transformando el marketing tradicional y que ha dado lugar a nuevas formas de negocio, como las agencias de management de influencers y microinfluencers. Influenfy, Influplanet o Influgency son algunas de ellas y su labor es exactamente la misma que la de cualquier manager: conseguir campañas o eventos para sus chicos y llevarse un tanto por ciento del caché del/la joven que esté de moda.

Más aún: los propios influencers son conscientes de su estela y hay quien ha chantajeado a pequeños empresarios con una mala crítica a su producto si no tiene una prueba gratis. El último en denunciar ha sido el dueño de un restaurante de Salamanca, que asegura que una influencer (de la que prefirió no revelar el nombre) le pidió 100 euros (IVA a parte) y cenar gratis en su local, Tapas 3.0, a cambio de una foto en su perfil de Instagram. El afectado se negó, no sin cierto temor a la repercusión que puedan tener los comentarios negativos de la chantajista.

Los principales ‘influencers’ españoles

A estas alturas, probablemente se esté preguntando si no hay influencers chicos, it boys en los que fijarse para estar a la última. Y la respuesta es sí, los hay. Son los dictadores de la moda. Y alguno supera en followers a las it girls del momento. En Código Único le mostramos los 6 influencers a seguir si quiere estar siempre a la última. O, en el otro extremo, contratarlos para promocionar su marca.

PELAYO DÍAZ

El ex del malogrado David Delfín tiene un millón de seguidores en Instagram. Es diseñador, estilista, escritor, bloguero y colaborador de un programa televisivo. Con 18 años abrió un blog, Katelovesme y, tras graduarse en una conocida universidad de moda de Londres, 4 años después saboreó las primeras mieles del éxito.

Influencers, los dictadores de la moda 3


 

ÁLVARO MEL

Modelo madrileño independiente con otro millón de followers. Ha colaborado con marcas como Garnier y Pompeii y ha sido imagen de revistas y spots para campañas internas.Influencers, los dictadores de la moda 4


 

SERGIO CARVAJAL

Modelo y prescriptor digital de tendencias con 819.000 seguidores en Instagram, es uno de los influencers del momento. Influencers, los dictadores de la moda 5


 

JONAN BELTRÁN WIERGO

Influencer, youtuber instagramer valenciano que ganó popularidad tras su paso por Pekín Exprés. Tiene 460 seguidores. Sus fotos son principalmente de viajes.Influencers, los dictadores de la moda 6


 

CUPOFCOUPLE

Son Gabriel García y Mike Madrid, una pareja de moda a nivel internacional que en 2014 fue nominada al mejor blog masculino de moda con Cupofcouple, convirtiéndose en los primeros españoles en conseguir esta nominación. Han lanzado una línea de calzado masculino y han sido imagen demarcas conocidas como Sáfilo y 7FAM, Prada y Purina. Tienen 370.000 seguidores.Influencers, los dictadores de la moda 7


 

ALEX DOMENECH

Es el hermanísimo de Dulceida y, como ella, siente auténtica pasión por la moda. Es también el actual novio de otra influencer, Gigi Vives, y por el momento su campo de batalla se reduce a Instagram y, más recientemente, YouTube (como su hermanísima). Ha colaborado con firmas de ropa y perfumes, y tiene 372.000 seguidores en Instagram. Influencers, los dictadores de la moda 8