Bufanda, pañuelo, fular… Al ser una de las zonas más expuesta al frío, el cuello tiene la suerte de contar con un gran número de opciones para protegerse. En Código Único te damos las claves para no perder ni un ápice de estilo

Por DUARTE NAVARRO

Nuestra labor aquí es dar las claves para que, además de vencer a las bajas temperaturas, triunfes a la hora de vestirte. Toma nota de estas ocho ideas y, además de ir calentito, serás el hombre más elegante de tu grupo de amigos. Palabra.

¿Qué prenda elegir?

Para el frío, lo mejor es una bufanda de lana o cashmere. Los pañuelos o fulares nos han acabado cansando, así que optemos por la sencillez.

¿Una braga?

Así se llama esa prenda tubular para el cuello. Otros lo llaman Buff, que no es sino el nombre de una marca de Barcelona. En cualquier caso, resérvala solo para hacer deporte.

El mejor material

La bufanda abriga más cuanto mejor es su material. Una buena de lana no tiene nada que ver con una de calidad inferior; y, en seda, no es lo mismo un carré de Hermès que un pañuelo chino, aunque ponga 100% seda.

¡Sorpresa!

La piel parecía desterrada para el hombre, pero la tendencia vuelve. Atento a las maravillas del leonés Santiago del Palacio.

¿Con traje?

Las normas de etiqueta están muy relajadas, pero rompamos una lanza por la elegancia clásica: una bufanda oscura es siempre la opción más correcta.

El gran dilema: los cuadros

Aquí el monopolio lo tiene Burberry, la marca que fabrica el trench más personal. Además, ofrece materiales exclusivos y la posibilidad de personalizarlas.

El nudo, sencillo

Olvídate de complicaciones: una doble vuelta alrededor del cuello y un nudo sobre el pecho o la garganta. No necesitas más.

¿A juego?

¿Llevar conjuntados gorro, bufanda y guantes? Huye de esa opción como de la peste. Es mejor morir de frío que vestir así.