Cuestan como pequeñas obras de arte, pero en realidad son asientos de lujo. Aunque no de cualquier tipo: desbordan arte contemporáneo por todas las esquinas y tanto la comodidad como la originalidad son sus señas de identidad. Pronto saldrán a subasta de la mano de Sotheby’s.

Por OIHAN VITORIA

Rocker, de Joris Laarman (185.000 – 218.000 €)

Diseñada en 2007 por un software que replica el crecimiento de los huesos bajo condiciones de estrés, esta mecedora está hecha a mano, mezcla mármol y porcelana, y su alto precio responde a la gran demanda que hay de su trabajo. “Es fascinante porque encapsula la unión de la robótica y lo natural”, según los subastadores.Tome asiento: las sillas de diseño más caras 1


 

Wing Nut, de Jasper Morrison (11.000 – 16.000 €)

Esta pieza única, creada en 1985 por Jasper Morrison para su colección de graduación en el Royal College, utiliza materiales humildes como el contrachapado. Desde entonces ha tenido una carrera muy consistente, hasta el punto de que en esta silla ya se percibe una filosofía totalmente compacta. De ahí, su valor: puede alcanzar los 16.000 euros.

Tome asiento: las sillas de diseño más caras 2


 

Bio Void, de Ron Arad (54.000 – 87.000 €)

Aluminio, superplástico y bloques de acrílico laminado. La dimensión y forma icónica de esta silla de 2006 solo se ve superada por la sofisticación de sus inéditos materiales. Por eso es extraordinaria y exclusiva. Tome asiento: las sillas de diseño más caras 3


Cake, de los hermanos Campana (16.000 – 21.000 €)

Hay varias versiones de este extravagante sillón diseñado en 2008 con peluches de diferente tipo, lo cual lo convierte en una pieza emblemática, humana e, incluso, ingenua. Es obra de los brasileños Fernando y Humberto Campana.Tome asiento: las sillas de diseño más caras 7 


Extruded Table 3, de Marc Newson (76.000 – 109.000 €)

El juego entre las vetas y la forma de esta pieza de 2008 es genial. Solo diseñadores con la experiencia y la sensibilidad de Newson pueden lograr algo así. Dan ganas de tumbarte sobre ella, de acariciarla, ¡incluso de lamerla! Es una pieza mayúscula entre la escultura y el diseño.Tome asiento: las sillas de diseño más caras 6


Keep off the Glass, de T. Heatherwick (11.000 – 16.000 €)

La gran esperanza de la arquitectura británica es Thomas Heatherwick, un científico excéntrico, siempre experimentando nuevas ideas. Si piensa en lanzarse a coleccionar diseño, esta silla de 2004, en la que la percepción es confusa a primera vista, pero luego evoluciona, debería estar en su previsión.
Tome asiento: las sillas de diseño más caras 5