Comprar es una actividad que requiere de paciencia, gusto y, sobre todo, mucho tiempo. Y no todo el mundo dispone de él, aún menos entre semana. Los directivos son algunos de los que más agradecen este ‘personal shopper virtual’.

Por OIHAN VITORIA | Fotografías: Alamy

Coomo asesora y ayuda a los hombres más exclusivos a comprar ropa acorde a su estilo sin tener que salir de su casa. El cliente responde un breve test por Internet y, a cambio, recibe al cabo de siete días una caja en su domicilio. El usuario solo pierde unos minutos en contratar el servicio, y Coomo se ocupa del resto.

Partiendo del servicio de personal shopper virtual que impera en Estados Unidos, Francia, Alemania u Holanda, la firma dedicada al asesoramiento y compra de ropa masculina opera en España desde hace un año. Y tras el pasado invierno, primavera y verano, este otoño comenzará la cuarta temporada.

Coomo cuenta con una gran selección entre la que se incluyen firmas como Zara, Lacoste, El Ganso, New Balance, Camper o Massimo Dutti. Entre otros, ofrece polos que oscilan entre los 30 y los 80 euros, pantalones de 75 a 140 euros o zapatos que llegan hasta los 250 euros.El 'personal shopper virtual' que necesitan los directivos ocupados

¿Cómo funciona el ‘personal shopper virtual’?

Con unas pocas preguntas, la firma conoce el gusto y el estilo del cliente. Lo único que tiene que hacer es definir su estilo, ya que el personal shopper virtual se encargará del resto. Para ello, es suficiente completar un cuestionario sobre el estilo y medidas del usuario, partiendo de las necesidades y preferencias del portador. A partir de ese momento, el personal shopper virtual se pondrá en contacto con el usuario para aconsejarle sobre su vestimenta y seleccionar prendas exclusivas acorde a la información que ha proporcionado.

Una vez establecido todo eso, la empresa se lo hará llegar gratuitamente a la dirección facilitada por el cliente una caja con unas 10 o 12 prendas, en función de sus necesidades, de las que puede disponer durante cinco días para probárselas o combinarlas con la ropa que ya tiene. El usuario tiene una semana para probarse la ropa y, en caso de no satisfacer sus necesidades, podrá devolverla; las prendas serán recogidas gratuitamente.

El 'personal shopper virtual' que necesitan los directivos ocupados 2