¿Qué falla en el ‘estilo Trump’ a la hora de vestir? Cuatro errores fatídicos condenan al fracaso todos los intentos del nuevo presidente de los Estados Unidos de parecer un hombre con estilo.

POR AINHOA PASTOR

Olvidémonos de su pelo. Ese que, según dice él mismo, tarda cada mañana una hora en arreglarse. Olvidémonos del color anaranjado del maquillaje de su cara. Un color que no está en ninguna paleta de color del mundo civilizado. Olvidémonos de esa manía (tan americana) de calzarse una gorra en la cabeza a la menor ocasión. Y olvidémonos de su estilo chusco y de sus maneras de cowboy y centrémonos en lo que nos importa, el estilo de Donald Trump, el cuadragésimoquinto presidente de los Estados Unidos. O, más bien, en sus errores a la hora de vestir. Empezamos…

1. En los actos oficiales, la chaqueta siempre abrochada. Resultó chocante, por comparación con su antecesor, el expresidente Barack Obama, que siempre caracterizó por ir impecablemente vestido, ver a Donald Trump el día de su toma de posesión: la chaqueta abierta con el abrigo por encima, la corbata excesivamente ancha de un inapropiado tono rojo chillón y anudada con un largo inadecuado… Dejando a un lado la corbata, la más elemental norma de estilo dicta que en los actos oficiales las chaquetas deben llevarse abrochadas (al menos el primer botón). Y Trump la incumple sistemáticamente. Sin embargo, de unas semanas a esta parte hemos notado que el presidente está tendiendo a abrocharse el abrigo. Buena señal…Donald Trump: sus imperdonables errores de estilo 2

2. Ojo con la longitud de la corbata. Los hombres con estilo, a la hora de abrocharse la corbata, además de vigilar que el nudo quede perfecto, tienen que prestar atención a cómo quedan de largas las palas. Todo aquello que traspase la frontera del cinturón nos debería obligar a volver a repetir el nudo hasta conseguir la medida perfecta, que es aquella en la que el pico de la corbata roza la hebilla del cinturón. Trump incumple sistemáticamente esta norma pues suele llevar la corbata entre ocho y diez centímetros más baja de lo  que resultaría recomendable.

Donald Trump: sus imperdonables errores de estilo 1

3. El imperdonable celofán para pegar las palas de la corbata. Decenas de fotos lo revelan. Donald Trump tiene la costumbre de pegar con celofán la pala trasera de la corbata con la delantera para que estas no se abran. Es un error y una falta de estilo fácilmente subsanable. Si llevase la corbata con la longitud correcta, la trabilla trasera que llevan en su pala más ancha todas las corbatas cumpliría con su función, evitar que la pala trasera se mueva. Pero si, aun así, el presidente no quisiera modificar el largo de sus corbatas siempre podría optar por utilizar un pasador de corbata, un instrumento específicamente diseñado para resolver ese problema.Donald Trump: sus imperdonables errores de estilo 3

4. Trajes mal entallados. Otra constante en el estilo de Donald Trump es llevar los trajes ligeramente más grandes de su talla. Eso hace que los hombros no caigan en su sitio, que el tallaje no sea el correcto y que los pantalones sean más anchos y altos de lo que le respondería. Y pese a todo, Trump se muestra orgullosísimo de sus trajes y de su estilo. Tanto que, según The New York Times, el presidente se atreve a dar lecciones de estilo, como cuando criticó la apariencia de su portavoz, Sean Spicer, cuando este realizó su primera declaración pública el día después de su jura como presidente. De hecho, Trump le instó a ponerse un traje mejor entallado. ¿Será que en la Casa Blanca no hay espejos?Donald Trump: sus imperdonables errores de estilo 4