El presidente francés Emmanuel Macron cumple tres meses en el cargo y sale perdiendo en el balance: la opinión popular se pone en su contra al conocer los desmedidos gastos que ha hecho en su imagen personal.

Por AINHOA PASTOR Foto: GETTY IMAGES

Sí, el presidente francés coqueto. Mejor dicho, muy coqueto. Casi rozando la vanidad. Al menos, esa es la lectura que se desprende de la cantidad económica invertida en maquillaje (sí, ha leído bien, MAQUILLAJE) durante sus primeros 100 días al frente del Elíseo. Para que se haga una idea, Emmanuel Macron ya es conocido en Francia como ‘El Rey del Contorno’.

La cifra la ha hecho pública el semanario francés ‘Le Point’ y, como no podía ser de otra manera, ha generado revuelo en Francia: 26.000 euros. Según la publicación, tal es la cantidad que suman las dos facturas emitidas por el Palacio del Elíseo a la maquilladora profesional del presidente francés, Natasha M., a las que habría tenido acceso. Concretamente, una de ellas tenía un valor de 10.000 euros y la otra, de 16.000 euros. Y todo ello, en un solo trimestre.

Así las cosas, las cuentas están claras: Macron se gasta una media de 8.000 euros al mes en maquillaje, un secreto que al hacerse público no ha sentado muy bien a su pueblo. Las redes sociales ardieron nada más conocer las cifras con mensajes como ‘26.000 euros han costado a los contribuyentes franceses el maquillaje de Macron en tres meses. ¿Qué sería de políticos y actores sin maquillaje?’, ‘Macron se ha maquillado hasta los granos’ o ‘incompetencia y menosprecio hacia su pueblo’.

No faltó en este aluvión de tuits algún recuerdo para la primera dama Brigitte Macron, objetivo de portadas del corazón desde antes incluso de que su marido se hiciese con la presidencia por la diferencia de 25 años que hay entre ellos.  ‘26.000 euros por tres meses de maquillaje el señor Macron… no quiero ni imaginar lo que ha costado el maquillaje de Brigitte Macron’, clamaba uno de los mensajes de protesta.

Y es que las costumbres del presidente francés y su esposa podrían llevarle directamente al ostracismo sin que se haya tenido en cuenta su labor política. Si bien es cierto que la intimidad de los presidentes ha sido casi siempre una cuestión pública en Francia (véanse los líos amorosos deFrançois Hollande, que llegó a tener hasta 3 parejas conocidas durante su mandato, o la relación de Nicolas Sarkozy con la top model Carla Bruni), también lo es que los Macron no hacen grandes intentos por preservar la suya. Sus exclusivas vacaciones en Marsella o los looks de Brigitte Macron -según la prensa especializada demasiado cortos para el cargo que desempeña- están dañando la imagen de ambos a tan solo 100 días de la toma de posesión.

Y eso que puestos a medir el nivel de vanidad en euros, conviene recordar que según la publicación ‘Re-Gloups’ el predecesor de Macron en el Elíseo, el presidente francés François Hollande, se gastaba al mes 10.000 euros en maquillaje, 2.000 euros más que el actual inquilino del Palacio del Elíseo.