Scott Eastwood: «Mi padre me dice que trabaje duro y sea humilde»

Sí, es él. El hijo de Clint Eastwood, el tipo que mejor encañona con un arma en Hollywood. De él ha heredado el físico y, también, el talento para el cine de acción. Sin embargo, pese a su apellido, nadie se lo ha puesto fácil, ni siquiera su propio padre. Por eso Scott va a su aire. Código Único ha podido charlar con él.

Por MARÍA ESTÉVEZ / Foto: SARAH DUNN

En Hollywood hay dinastías que mantienen el pedigrí. Están los Barrymore, los Griffith y, también, los Eastwood, una familia donde el patriarca del clan, Clint, ha puesto el listón muy alto para sus retoños. Consciente de ello, Scott Eastwood –el cuarto hijo de los siete que tiene el actor de Harry el sucio– no cree que estuviera destinado a convertirse en una estrella de acción.

Sin embargo, sus últimos filmes demuestran su capacidad para un género en el que destacó su progenitor y que ahora se rinde a sus pies gracias a títulos como Escuadrón suicida, Fast & Furious 8 y Pacific Rim: Insurrección, que acaba de estrenar. Además, de todos los hermanos Eastwood, quizá Scott es el más parecido a su padre: ha heredado la planta de Clint y sus buenas dosis de testosterona, aunque quizá cuenta con un estilo más refinado.

Criado en los sets de rodaje, no le interesa la fama. Por eso, a sus 31 años, cuando no está frente a la cámara, le gusta vivir al aire libre y documenta en Instagram cada paso que da, ya sea hacer senderismo en el camino de John Muir Trail, al norte de California; espiar a un oso y su cachorro en las Montañas Rocosas, o practicar tiro con arco y surfear en las playas de San Diego.

En Nueva York tuvimos la oportunidad de charlar con Scott Eastwood sobre la nueva entrega de la saga Pacific Rim, que ideó Guillermo del Toro –y en el que comparte protagonismo con John Boyega–, de su alergia al compromiso, de su pasión por la naturaleza y, cómo no, de su padre.


10 restaurantes para descubrir


– CÓDIGO ÚNICO: Regresa con otro filme de ritmo trepidante después de Fast & Furious 8…

– SCOTT EASTWOOD: Pacific Rim: Insurrección es una cinta muy entretenida porque tiene de todo, no solo acción. La narración, la trama, el suspense, la aventura de los personajes y la acción la separan de los capítulos anteriores de la franquicia. Sigue siendo la visión de Guillermo del Toro, por supuesto, pero la historia se profundiza y la acción deja de ser el aspecto más importante del filme. Soy un admirador de la saga Rim; sin embargo, estoy convencido de que nosotros hemos hecho el mejor capítulo.

– CÚ: No puede negar que es el nuevo rey de las películas de romance y acción.

– SE: Prefiero no pensar en esos términos. Cuando elijo protagonizar un filme lo hago pensando en quién lo va a dirigir, en la historia, en si creativamente la trama avanza por el camino adecuado, y en los artistas que participan.

– CÚ: Imagino que el personaje le exigió prepararse físicamente.

– SE: Intensamente, sí. Yo entreno a diario, así que la preparación adicional no me costó demasiado. Lo difícil fue conseguir la coreografía de las escenas de acción, ya que requerían de una técnica precisa, pero conté con la ayuda de Steven DeKnight, el mejor preparador de doblajes de Hollywood.

– CÚ: ¿Considera su carrera lo más importante de su vida?

– SE: No, no, no, para nada. Soy un hombre de muchos valores, no dejo que mi profesión consuma mi vida. No lo permito. La vida es sacrificio. Si solo piensas en ti puedes conseguir el éxito, pero nunca serás feliz.

– CÚ: ¿Qué otros intereses persigue en la vida?

– SE: Me encanta la aviación, soy piloto de helicópteros. También practico jiu-jitsu, me gusta el surf, pescar, viajar, vivir al aire libre, irme de excursión, acampar… Durante el rodaje de Pacific Rim en Australia estuve viajando por la costa, descubriendo las maravillas del país, durmiendo en la playa, pescando, surfeando, buceando. Soy un espíritu libre, un aventurero.

 CÚ: ¿Cuesta mantener una relación sentimental con ese estilo de vida?

– SE: Es muy difícil. Paso demasiado tiempo lejos de casa y cuando regreso me gusta estar con mi familia. Cuando estoy seis meses rodando en otro país, añoro a la gente que está en mi vida. Lo que más me cuesta es estar lejos de mi padre, que tiene 87 años, a quien quiero disfrutar al máximo mientras pueda.

– CÚ: ¿Qué consejo le ha dado su padre para triunfar como actor?

– SE: Trabajar duro, mantener siempre la humildad y entender que un día puedes triunfar y al siguiente perderlo todo.

– CÚ: ¿Estaba destinado a ser actor?

– SE: No lo sé, no lo creo. Este negocio no se parece a ningún otro. Que tu padre sea actor no significa que tú vayas a triunfar en esta profesión. Hay miles de actores de mi generación que buscan su lugar, todos debemos demostrar trabajando de lo que somos capaces. Aquí no importa quién seas.

– CÚ: Usted empezó su carrera con otro apellido que no era Eastwood.

– SE: Quería demostrar que podía trabajar por mí mismo. Luego aprendí que mi apellido no me abría ninguna puerta, al contrario, mucha gente me juzgaba con más rigor, así que decidí llamarme por mi nombre.

– CÚ: Su padre no le puso las cosas fáciles. Le obligó a pagar su carrera universitaria y hacerse un hueco solito en Hollywood.

– SE: Mi padre es de la vieja escuela y me educó creyendo que cada uno tiene que construirse su futuro. Nadie te echa una mano en esta familia. Gracias a mi padre quiero ser parte de buenas películas. Le debo muchísimo.

– CÚ: ¿Cuál es su criterio a la hora de elegir una película?

– SE: Director, director y director. He crecido de rodaje en rodaje y he aprendido que el director es el elemento más importante a la hora de hacer una película.

– CÚ: Es madrugador.

– SE: Totalmente. Me encanta levantarme temprano, a las 7 de la mañana, e irme al gimnasio durante una hora. Trato de mantener esa rutina cada día.

– CÚ: Es el nuevo Matthew McConaughey, aficionado a quitarse la camisa rápidamente…

– SE: Me encanta [se ríe]. Sería feliz viviendo todos los días sin camisa. Tengo la suerte de residir en San Diego, al sur de California, donde uno puede vestir como quiera.

– CÚ: ¿Cómo se enfrenta a la fama?

– SE: La fama no me interesa. Trabajar para ser famoso sería el principio de mi caída como persona. Uno tiene que tener los pies sobre la tierra, ser humilde, reconocer a los verdaderos amigos, acercarse a la familia y enfrentarse al ego. No eres diferente porque te reconozcan unos cuantos. Jamás entenderé lo que realmente significa la fama.

 

– También hemos entrevistado a…