A día de hoy son capaces de mover los hilos de toda la sociedad de consumo, pero comenzaron en condiciones totalmente dispares a las actuales. De hecho, muchos casos de éxito de las grandes empresas se han ideado bajo el techo de un garaje. Así de humildes empezaron las multinacionales que rigen hoy el mundo.

Por OIHAN VITORIA | Foto de portada: Niki Hurrell-Head / Alamy Stock Photo

Todo empieza de una manera… pero no por ello debe acabar de la misma. Y menos mal. La grandes multinacionales que mueven los hilos de toda la sociedad de consumo comenzaron bajo un ideal que protegía más la pasión que un negocio como tal. Superaron la falta de recursos con la mayor disposición posible, al alcance de cualquiera: el esfuerzo, las ganas y la perseverancia. Google, por ejemplo, arrancó en un garaje, mientras que Coca-Cola era un medicamento para el estómago y Samsung se dedicaba a vender pescado seco. Pero no son los únicos. Código Único te recomienda un recorrido en el tiempo por las empresas que comenzaron en lugares o sectores muy diferentes a los de su negocio actual. Sus orígenes inciertos te dejarán boquiabierto.


Samsung – Exportador de pescado

No hay mercado en el que Samsung no haya probado suerte. Byung-Chull Lee fundó la empresa en 1938 en una bodega de Daegu (Corea) para dedicarse a la exportación de pescado seco, vegetales y frutas coreanas a Manchuria y Pekín. Al cabo de tan solo una década, Samsung —que significa tres estrellas en coreano— ya contaba con sus propios molinos de harina, así como con operaciones de fabricación y comercialización de fideos propios, lo que poco a poco le convirtió en una fábrica que apostaba más por la tecnología que por la alimentación.El pasado oculto de las grandes multinacionales 14No fue hasta 1969 cuando la compañía decidió sumergirse en el mundo de la electrónica, después de 18 años intentando ajustar sus productos. El grupo coreano se unió a Sanyo Electronics y comenzó así su ascensión al emporio de la tecnología, hasta convertirse en uno de los mayores proveedores electrónicos del planeta. Y es que, en realidad, Samsung es parte de un conglomerado que aglutina a más de 80 empresas, las cuales además de a la telefonía móvil, se dedican al sector financiero, biotecnológico, sanitario, de construcción naval, civil e, incluso, del sector servicios.


Coca Cola – El jarabe estomacal

Nada hacía presagiar que esta empresa fundada en Atlanta (EEUU, Georgia) en 1886 llegará al lugar que ocupa hoy en día. ¿Su origen? El intenso dolor de estómago de un farmacéutico. Al no poder soportar el dolor, decidió crear una fórmula que lo sanara de por vida y, además, le diera la suficiente energía para sus labores cotidianas.El pasado oculto de las grandes multinacionales 13Su nombre era John Stith Pemberton y es el inventor de Coca Cola. Al principio, esta bebida sólo se podía adquirir en las farmacias, a modo de jarabe estocamal, por cinco centavos el vaso. Pero hoy sabemos que podemos adquirirla en cualquier lugar. Durante su primer año se vendieron nueve bebidas por día, gracias a la publicidad realizada en la prensa local. Hoy, se venden más 1.600 billones de porciones diarias y el valor de la marca asciende a 70,5 billones de dólares, gracias también a sus incesantes campañas publicitarias, al alcance de muy pocas multinacionales.


Apple – Desde casa

El mítico garaje donde se fraguó la etapa más humilde del ahora gigante tecnológico ha sido catalogado como patrimonio histórico de la localidad californiana Los Altos. La casa familiar donde el difunto Steve Jobs fabricó sus primeros ordenadores a mano por encargo y fundó Apple junto a su socio —de 16 años— Steve Wosniak fue lugar de encuentro entre potenciales inversores que sirvieron de engranaje para la puesta en marcha del proyecto.El pasado oscuro de las grandes multinacionalesJobs tuvo que vender su coche a los 20 años para instalar los primeros cimientos de la compañía en el diminuto taller. El primer acuerdo de Apple Computer, por ejemplo, se firmó en ese mismo inmueble en 1976, antes de que la empresa, obligada por su frenético éxito, trasladara su sede al área de Cupertino, donde se encuentra ahora. Actualmente la vivienda es propiedad de Patricia Jobs, hermana de Steve Jobs, aunque cualquier renovación o cambio que quiera realizar en ella deberá contar con el visto bueno de la ciudad.


Google – Un garaje prestado

Google ni siquiera emprendió su camino en un garaje propio, sino que sus fundadores tuvieron que pedírselo prestado a una amiga —actual vicepresidenta senior de la compañía— para empezar a trabajar en el invierno de 1998. Sus fundadores Larry Page y Sergey Brin, dos estudiantes de Stanford, empezaron a establecer ahí una red social y empezaron a construir lo que hoy en día conocemos como el sitio web más visitado de la historia.Así empezaron las multinacionales que rigen hoy el mundoA menos de una milla de la carretera que une San Francisco con el resto de Silicon Valley, se encuentra un barrio tranquilo muy cerca del bien mantenido campus de Stanford. Fue ahí donde los co-fundadores de Google alquilaron el espacio –junto con tres habitaciones de la casa– mientras aún vivían en los dormitorios de la Universidad de Stanford, a menos de dos kilómetros de distancia. La empresa es propietaria de la casa, en la cual si bien ya no vive nadie, siempre servirá como recordatorio de donde empezó todo para el gran buscador.


Orbea – De las armas a las bicicletas

Sin duda alguna, la innovación fue la mejor arma de Orbea, una empresa guipuzcoana fundada en 1840 y que a día de hoy es un referente a nivel internacional en el negocio de las dos ruedas. Pasó de fabricar revólveres —cerca de 80.000 al año— a producir las mejores bicicletas del mercado, al nivel de las multinacionales más punteras.El pasado oculto de las grandes multinacionales 16La compañía Orbea Hermanos fue fundada en Eibar para la producción exclusiva de armas. Su producto tenía tanto éxito, que en 1895 daban trabajo a 50 operarios. ¿Cómo pasaron a fabricar bicis? En 1924 Orbea se partió en dos. Una de las compañías acabó absorbida por la Unión Española de Explosivos y la otra empezó a fabricar prensas, fresadoras, taladros y bicicletas.

A finales de los 60, vivió una grave crisis que le llevó a la suspensión de pagos en 1969: los trabajadores tomaron entonces las riendas de la empresa y lograron la supervivencia de la marca convirtiéndola en una cooperativa. A partir de 1971 Orbea centró su negocio en el actual: el deporte y el ciclismo. Ahora mismo es una de las multinacionales más competitivas del sector.