Nasser Al Khelaifi, el jeque de los fichajes de oro

Gracias a su amistad con la realeza catarí, Nasser Al Khelaifi, dueño de beIN Media y presidente del Paris Saint-Germain, es el actual amo del fútbol. Y ya solo le queda un sueño: ganar la Champions. ¿Lo conseguirá algún día? En Código Único te contamos cómo ha llegado a lo más alto.

Por  VÍCTOR GODED

Nasser Al Khelaifi dejó su bolsa de raquetas en el suelo, se sentó en su silla y  miró fijamente la tierra naranja de la pista de tenis que tenía bajo sus pies para tomar conciencia de lo que estaba pasando. A su lado estaba el juez de silla y, un poco más allá, el mismísimo Thomas Muster, que venía de ganar Roland Garros. Y ahí estaba él, con 22 años, en la localidad austriaca de Sankt Pölten, debutando en un torneo de la ATP, el desaparecido Open de Pörtschach. Corría 1995 y era la primera vez que su nombre dejaba de ser local y se adentraba en una dimensión mediática. El partido acabó para él con una dolorosa derrota ante Muster: 6-0 y 6-1.

Seis años después, en 2001, el nombre del catarí volvió a aparecer en el cuadro de un torneo ATP. Fue en Doha. Y el resultado fue el mismo que en Pörtschach: cayó a las primeras de cambio. Al Khelaifi puede alardear, eso sí, de haber sido el segundo mejor tenista de Catar tras el sultán Khalfan. Su cumbre en el tenis la alcanzó el 4 de noviembre de 2002, cuando escaló hasta la posición 995 de la clasificación mundial. En sus 43 encuentros como profesional logró 12 victorias por 31 derrotas y sus ganancias apenas llegaron a 16.000 euros. Sin embargo, este deporte fue la llave para que Nasser Al Khelaifi se convirtiera en el hombre de éxito que hoy es: «Todo esto no habría sido posible para mí sin el tenis», reconoce.

Es probable que así sea. Pero lo que es seguro es que no lo habría conseguido sin la amistad que le une el príncipe heredero de Catar, Tamim bin Hamad al-Thani, con el que comparte su pasión por el tenis: «Tengo seis años más que él y nos conocimos cuando él tenía ocho años a través del tenis, ya que solíamos jugar juntos. Tenemos una magnífica relación», ha asegurado Nasser Al Khelaifi a ‘The Guardian’. De hecho, fueron más que compañeros en el equipo de la Copa Davis de su país natal. Se convirtieron en socios. Un contacto, por cierto, que le ha acompañado durante toda su vida y que le ha servido como pasaporte para ingresar en el selecto club de los multimillonarios.

Con París empezó todo

Al inicio de ‘Match Point’, la película de Woody Allen, el protagonista, Chris Wilton, reflexiona en voz en off cómo la vida depende de un instante, de si la pelota que choca contra la red cae de un lado u otro de la pista. En el caso de Nasser Al Khelaifi, no cabe ninguna duda: el punto cayó de su lado. Y nadie va a reclamar el ojo de halcón.

La película se estrenó precisamente en 2005, el año en que cambió la vida para el empresario, que en aquella época estaba ya retirado del tenis y sin apenas ingresos, pero que seguía manteniendo un especial vínculo con el poder. La familia real catarí, para gestionar los superávits generados por la industria del petróleo y el gas natural que el gobierno estaba recibiendo –que convierten al país en el de mayor renta per cápita por habitante del mundo–, fundó la Qatar Investment Authority (QIA).

Uno de los tentáculos de este conglomerado es Qatar Sports Investments, que nació con la idea de invertir en proyectos deportivos en otros países y reinvertir esos ingresos en el desarrollo deportivo y el entretenimiento de Catar, a fin de beneficiar a la comunidad. Para liderar esa estrategia era clave una persona de confianza de la nobleza, y ahí apareció el nombre de Nasser Al Khelaifi. Para copilotar la institución el elegido fue Adel Mohammed Tayyeb Mustafawi, un acreditado banquero que llegó a ser tesorero del Banco Nacional catarí. El puzle ya estaba completo, solo faltaba ponerle un marco.

La guinda del pastel llegó en mayo de 2011, cuando las portadas deportivas de todo el mundo abrían con una noticia de última hora: la QIA –a través de Qatar Sports Investments– había comprado a Colony Capital el 70 por ciento de las acciones del París Saint-Germain (PSG). Así, Al Khelaifi se convertía en presidente y director ejecutivo de un club en cuyas vitrinas solo lucían hasta esa fecha dos Ligas francesas y una Recopa de Europa como trofeos más importantes. La venta se situó en unos 50 millones de euros y los cataríes tenían que asumir la deuda del club, cercana a los 20 millones de euros.

Al año siguiente, Al Khelaifi  y Qatar Sports Investments se hicieron con el 30 por ciento restante de las acciones del club y empezaron a jugar su ‘monopoly’ particular. Gracias a los petrodólares de QIA, Al Khalaifi onsiguió que ‘cracks’ mundiales como Beckham, Ibrahimovic o Cavani aterrizaran en la capital francesa para disputar una competición doméstica que tiene bastante menos caché que las ligas española, italiana o inglesa.

«Es muy ambicioso, le gustan los retos», dicen sobre el catarí sus círculos más íntimos. No parece que mientan, desde luego. El club encadenó cuatro campeonatos seguidos de la Ligue 1  y, en verano de 2017, después de su primer año sin el máximo título futbolístico francés, Al Khelaifi rompió el mercado con el mediático fichaje de Neymar. Pero su sueño es otro: ganar la Liga de Campeones.

Como telón de fondo siempre está Catar. Doha, la capital del país, es un destino obligado de las concentraciones del PSG. «Da una excelente imagen de Catar, es la capital del deporte –explica Khelaifi–. Intentamos que los que vengan se sientan como en casa. Así es como somos en Catar». Lo dice con una sonrisa en la boca, después de auparse como el dueño más carismático del campeonato galo y ser nombrado ‘el hombre más poderoso del fútbol francés’ por ‘L’Équipe’, el periódico deportivo de referencia.

Fútbol, tenis, televisión…

Al Khelaifi y deporte. Deporte y Al Khelaifi. Dos términos que pierden su significado si navegan cada una por su cuenta. Pero combinando ambos, en 2014 el catarí fundó beIN Media Group, un conglomerado originado al abrigo de Al Jazeera Sports. Para quien no le suene, es una compañía de medios de comunicación y entretenimiento de pago que cuenta con 22 canales de televisión –17 de ellos en HD– que son retransmitidos a varios países, entre ellos España. Emite en varios idiomas –incluido también el español– y no hace excepciones: a través de la plataforma se puede seguir desde la Champions hasta el campeonato del mundo de billar, pasando por prácticamente cualquier modalidad deportiva. En resumidas cuentas, que para disfrutar de este tipo de eventos en la pequeña pantalla hay que pasar, sí o sí, por caja. Por su caja.

Mientras tanto, Al Khelaifi sigue acumulando cargos como si se tratara de títulos nobiliarios. Merced a su pasado profesional y a su networking es también presidente de la Federación de Tenis, Squash y Bádminton de Catar. Y desde noviembre, ya con los focos mediáticos –y la perenne sospecha– alumbrándole directamente al rostro, se convirtió en el máximo mandatario de la Federación Asiática de Tenis (ATF). Con este currículum no sorprende que el catarí sea miembro del comité organizador del mundial de fútbol de Catar 2022. En realidad, no cabe en la cabeza que no fuera así.

Por todo lo que le rodea, Al Khelaifi es con asiduidad el centro de la noticia. El gran público está a la espera de su próxima actuación. Él, mientras, sonríe siempre que puede, intenta mejorar su nivel de inglés y posa con atuendos árabes o con trajes, según la ocasión. Porque él lo vale.

Éxito a golpe de petrodólares

16.000 millones de dólares es la fortuna de Nasser Al Khelaifi, aunque ‘Forbes’ no lo incluye en su lista de los más ricos por su relación con la familia real catarí.

170 millones de dólares es lo que pagó Qatar Sports Investment al Barça entre 2010 y 2017 por la promoción de Qatar Airways y Qatar Foundation.

558,55 millones de euros es lo que ha gastado en fichajes el PSG desde la llegada de Nasser Al Khelaifi hasta el último mercado de verano.